La Organización de las Naciones Unidas (ONU) presentó hoy un plan de acción de más de 3.000 millones de dólares para que entre 2023 y 2027 toda la población mundial esté protegida por un sistema de alerta temprana de desastres meteorológicos.

"Las comunidades vulnerables en las zonas sensibles se ven sorprendidas por una sucesión de desastres climáticos sin ningún medio de alerta preventiva", afirmó este lunes el secretario general de la ONU, António Guterres, en la COP27 (Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2022) en Egipto.

Los 3.100 millones de dólares del plan de acción deberán cubrirse como parte del esperado aumento de la financiación destinada a la adaptación al cambio climático, consignó la agencia AFP.

Según comentó la ONU, esta inversión es "una cantidad irrisoria teniendo en cuenta las ventajas".

El dinero se destinará a cuatro ámbitos: mejor conocimiento de los riesgos; puesta en marcha de servicios de vigilancia y de alerta; refuerzo de la capacidad para actuar en el terreno; y transferencia de información sobre riesgos a todos aquellos que lo necesiten.

"Las alertas tempranas salvan vidas y procuran grandes ventajas económicas. Basta señalar la llegada de un fenómeno peligroso con 24 horas de adelanto para reducir un 30% los daños consiguientes", destacó Petteri Taalas, secretario general de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), que elaboró este plan de acción.

De momento, menos de la mitad de los países menos desarrollados y sólo un tercio de los pequeños estados insulares en desarrollo disponen de un sistema de alerta temprana, según un reciente informe de la OMM y de la Oficina para la Reducción de Riesgos de Catástrofes de la ONU (UNDRR, por sus siglas en inglés).

"Las poblaciones de África, el sur de Asia, América Central y del Sur, y los habitantes de los pequeños estados insulares tienen 15 veces más riesgo de morir en una catástrofe climática", añadió Guterres. (Télam)