Naciones Unidas le solicitó hoy al Gobierno de República Dominicana que frene las deportaciones de haitianos que huyen de la crisis humanitaria y de seguridad que atraviesa el país, pero el presidente dominicano, Luis Abinader, calificó a esa pretensión de "inaceptable e irresponsable".

El Gobierno de Abinader endureció sus políticas migratorias -con redadas migratorias constantes, que incluyen a mujeres embarazadas- y tiene en construcción una reja divisoria en la frontera con Haití, país con el que República Dominicana comparte la isla La Española y una larga relación sazonada con rencor y desconfianza.

"Hace una semana pedí que se detuvieran las deportaciones a Haití, dada la crisis humanitaria y de derechos humanos a la que se enfrenta el país. Me preocupa ver que continúan las devoluciones forzadas de haitianos a Haití desde la República Dominicana", indicó el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Volker Türk, en una declaración escrita.

Hasta septiembre, Dominicana llevaba ya deportadas a 85.780 personas, casi el doble de todo el 2021, según cifras oficiales. La mayoría son haitianos.

"República Dominicana no solo va a mantener las deportaciones sino que va a incrementarlas", advirtió Abinader, que evaluó que las declaraciones de Türk “son inaceptables y son irresponsables", según la agencia de noticias AFP.

La ONU está discutiendo la posibilidad de enviar una fuerza armada internacional al país, a partir de un pedido del gobierno de este país sumido en el caos político, la violencia entre bandas y un brote de cólera.

La semana pasada, Türk afirmó en un comunicado que la crisis de seguridad "precipitó el descenso de Haití a la peor situación de los derechos humanos y humanitarios en décadas" y subrayó que el país está "al borde del abismo".

Hoy pidió, además, que a las autoridades dominicanas que "redoblen sus esfuerzos para prevenir la xenofobia, la discriminación y las formas conexas de intolerancia".

Abinader aseguró que Dominicana es el que más "ha sido afectado económicamente" por la situación del vecino, y a la vez "ha sido mucho más solidario que todos los países del mundo". (Télam)