El jefe de la Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Colombia, Carlos Ruiz Massieu, advirtió hoy que persiste la violencia contra los líderes sociales, exguerrilleros de las extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (ex-FARC) y algunas comunidades, a un mes de cumplirse cinco años del acuerdo de paz firmado entre el Gobierno y el reconvertido actual partido político Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC).

"La violencia contra exmiembros de las FARC-Ejército del Pueblo, líderes sociales y comunidades persiste" en regiones como "la costa del Pacífico, y en partes del sur y el noreste del país", dijo Ruiz Massieu ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Durante la presentación de un informe que abarca desde el 27 de marzo al 25 de junio de 2021, Ruiz Massieu destacó que "esto está principalmente relacionado con las acciones de los grupos armados ilegales y las organizaciones criminales que prosperan en zonas caracterizadas por una presencia limitada del Estado, la pobreza y las economías ilegales", informó la agencia de noticias Sputnik.

Pese a que en algunas regiones los grupos armados ilegales "tratan de silenciar" las voces de las comunidades, "utilizando no solo la violencia física, sino también recurriendo a la violencia emocional, las amenazas y los ataques personales", Ruiz Maisseu destacó vía Twitter que también “excombatientes siguen demostrando su compromiso con construcción de una nueva vida, participando activamente en los esfuerzos de consolidación de la paz y en iniciativas de desarrollo junto con sus comunidades”.

A través del informe, la ONU verificó 16 homicidios de excombatientes de las ex-FARC en Colombia, así como fueron reportados por la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos 49 asesinatos de líderes y defensores y defensoras de derechos humanos, al mismo tiempo que documentó 9 masacres, mientras que 10 más están en verificación.

La Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Colombia se creó como parte del acuerdo de paz establecido entre el Gobierno colombiano y las FARC-EP, firmado en Bogotá el 24 de noviembre de 2016 y aprobado por el Congreso de Colombia el 30 de noviembre de 2016.

La misión tiene como objetivo verificar la reincorporación política, económica y social; y las garantías de seguridad para los integrantes de la FARC, sus familias y las comunidades. (Télam)