En la conmemoración de la Semana Mundial de la Inmunización, la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Fondo de Naciones para la infancia (Unicef) y la Alianza Gavi para las Vacunas (GAVI) pidieron hoy a los países mejorar el acceso a los servicios de inoculación de rutina, más allá del antídoto contra el coronavirus, en especial para los más afectados por la pobreza.

"Las vacunas nos ayudarán a poner fin a la pandemia de Covid-19, pero solo si aseguramos un acceso justo para todos los países y construimos sistemas sólidos para administrarlas", afirmó el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

"Si queremos evitar múltiples brotes de enfermedades potencialmente mortales como el sarampión, la fiebre amarilla y la difteria, debemos asegurarnos que los servicios de vacunación de rutina estén protegidos en todos los países del mundo", remarcó.

Según una encuesta realizada por el organismo de Naciones Unidas, a pesar de los más de un tercio de los países encuestados (37%) advirtió haber experimentado interrupciones en sus servicios de inmunización de rutina por el coronavirus, al igual que las campañas masivas de vacunación.

"Sesenta de estas campañas están pospuestas actualmente en 50 países, lo que pone a unos 228 millones de personas, en su mayoría niños, en riesgo de contraer enfermedades como el sarampión, la fiebre amarilla y la poliomielitis", alertó.

Además, más de la mitad de los 50 países afectados se encuentran en África, lo que pone de relieve las "desigualdades prolongadas" en el acceso de las personas a los servicios críticos de inmunización.

De hecho, las campañas para inmunizar contra el sarampión, que es una de las enfermedades más contagiosas y que puede provocar grandes brotes donde las personas no están vacunadas, son las más afectadas, dado que se han postergado 23 en todo el mundo, lo que afecta a unas 140 millones de personas, añade el informe.

"Incluso antes de la pandemia, había señales preocupantes de que estábamos empezando a perder terreno en la lucha contra las enfermedades infantiles prevenibles, con 20 millones de niños que ya no recibían vacunas fundamentales; la pandemia ha empeorado la situación y provocado que millones de niños más no estén vacunados", amplió.

Y señaló que "ahora que las vacunas están a la vanguardia de la mente de todos, debemos mantener esta energía para ayudar a todos los niños a ponerse al día con sus vacunas contra el sarampión, la poliomielitis y otras".

"No tenemos tiempo que perder; el terreno perdido significa la pérdida de vidas", enfatizó la directora ejecutiva de Unicef, Henrietta Fore, citada por la agencia de noticias Europa Press.

Por otra parte, y debido a las interrupciones al inicio de la pandemia de coronavirus, Unicef entregó 2.010 millones de dosis de vacunas en 2020, en comparación con 2.290 millones en 2019.

"Es probable que millones de niños en todo el mundo se pierdan las vacunas básicas ya que la pandemia actual amenaza con deshacer dos décadas de progreso en la inmunización de rutina", avisó GAVI.

Para ayudar a abordar estos desafíos y apoyar la recuperación de la pandemia, la OMS, Unicef, GAVI y otros socios lanzaron la "Agenda de Inmunización 2030" (IA2030), una nueva y ambiciosa estrategia global para maximizar el impacto de las vacunas a fin de salvar vidas a través de sistemas de inmunización más fuertes.

Al respecto, las organizaciones pidieron a los países comprometerse en la IA2030, así como invertir en sistemas de inmunización más sólidos, con enfoques personalizados para países frágiles y afectados por conflictos.

"La industria farmacéutica y los científicos, en colaboración con los gobiernos y los donantes, deben continuar acelerando la vacunación, garantizar un suministro continuo de inyecciones para satisfacer las necesidades globales y aplicar las lecciones del Covid-19 a otras enfermedades", concluyeron. (Télam)