La Organización Mundial de la Salud (OMS) expresó hoy su "especial" preocupación por la evolución del coronavirus en los Balcanes y en Europa central, luego de que Polonia y Hungría reportaran récords de muertes o preocupantes cifras de contagios.

"Estamos particularmente preocupados por la situación epidemiológica en los Balcanes y en muchos otros países de Europa central", dijo Catherine Smallwood, encargada de las situaciones de emergencia de la OMS para Europa.

La responsable subrayó que en esta zona concreta, el número de fallecidos y hospitalizados por Covid-19 está entre "los más elevados del mundo".

"El número de personas que mueren por coronavirus en Europa es más elevado hoy que el número que se registraba en la misma época del año pasado", dijo, por su parte, el director para Europa de la OMS, Hans Kluge, citado por la agencia de noticias AFP.

"Los contagios siguen su tendencia al alza y se desplazan hacia el este. Estamos en la tercera semana consecutiva de aumento de los casos", agregó,

Entre los países de Europa Central más afectados se encuentra Polonia, que notificó hoy más de 27.000 casos diarios de coronavirus, la mayor cifra desde noviembre pasado, que elevó el total del país a casi 2 millones desde el comienzo de la pandemia.

Además, 356 personas murieron por Covid-19 en Polonia en las últimas 24 horas, lo que eleva el total de fallecidos a 48.388, informó la agencia de noticias Europa Press.

El Gobierno polaco asumió que la tendencia de contagios es al alza, fruto de la llegada de variantes como la británica, por lo que a partir del sábado se ampliarán a todo el territorio nacional las restricciones que por ahora se aplicaban en solo ciertas regiones.

De esta forma, hasta el 9 de abril, los centros comerciales funcionarán de forma limitada, mientras que los hoteles, los cines, los teatros o las instalaciones deportivas deberán cerrar sus puertas.

Además, la educación a distancia se ampliará también para niños de entre siete y nueve años.

El Ejecutivo también instó a las empresas a favorecer el teletrabajo en aquellos puestos donde sea posible, en aras de reducir la movilidad de los ciudadanos.

En tanto, en Hungría, otro país de Europa Central, las autoridades notificaron hoy por primera vez más de 200 fallecidos diarios por coronavirus, tras una semana con los peores datos de contagios de toda la pandemia.

Hungría acumula 539.080 positivos por coronavirus, de los cuales 6.502 corresponden a las últimas 24 horas, mientras que la cifra de fallecidos asciende a 17.628, incluidos los 207 de la última jornada, informó el Ministerio de Salud.

Con estas cifras al alza, las autoridades sanitarias aseguraron que no contemplan relajar las medidas que rigen desde el 5 de marzo y que incluyen el cierre de establecimientos no esenciales y la paralización de la educación presencial en todos los niveles.

En Europa del Este, Ucrania reportó hoy 15.000 casos de coronavirus en la última jornada, el peor balance diario desde fines de noviembre, que eleva el total a más 1,5 millones de contagios.

Además, al menos 29.253 enfermos perdieron la vida hasta la fecha, 267 en las últimas 24 horas.

Pese al aumento, a diferencia de Polonia, Ucrania no se plantea imponer más restricciones.

El ministro de Salud, Maxim Stepanov, aseguró que por ahora el Gobierno no planea imponer una "cuarentena dura" a nivel nacional, con la esperanza de que las medidas adoptadas en niveles inferiores sirvan para contener la curva.

En cambio, en la capital, Kiev, empezarán a regir nuevas restricciones a partir de la medianoche del sábado y durante al menos tres semanas.

Durante este tiempo, se cerrarán los establecimientos e instituciones no esenciales, los bares y restaurantes solo podrán servir comida para llevar y no se permitirán los eventos masivos. (Télam)