El mundo se encamina a "la tasa de infección de Covid-19 más alta hasta ahora durante la pandemia" por el explosivo incremento de casos en muchas zonas del planeta, advirtió hoy el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien atribuyó parte de la responsabilidad al levantamiento “prematuro” de algunas restricciones.

Dos ejemplos extremos grafican el alerta de la OMS: India registró cifras récord de contagios con más 217.000 positivos en la última jornada y casi 1.200 muertos en un solo día; y Papúa Nueva Guinea, una isla de 8,7 millones de habitantes y apartada por su geografía, que hasta comienzos de año tuvo apenas 900 casos, ahora multiplicó por 10 los contagios.

En conferencia de prensa desde Ginebra, Tedros lamentó que los casos y las muertes por coronavirus "siguen aumentando a un ritmo preocupante".

"A nivel mundial, el número de nuevos casos por semana casi se ha duplicado en los últimos dos meses", precisó, según la agencia de noticias Europa Press.

Según sus datos, estas cifras indican que el mundo "se está acercando a la tasa de infección más alta que hemos visto hasta ahora durante la pandemia".

Tedros apuntó a que una de las razones de esta situación es que algunos países que anteriormente habían evitado la transmisión generalizada están viendo ahora "un fuerte aumento de las infecciones", con epicentros a nivel mundial en Brasil e India.

Entre los factores que más influyen, el director de la OMS destacó además la rápida propagación de las variantes del coronavirus, que lo hacen más contagioso; y que la gente haya empezado nuevamente a mezclarse por el levantamiento “prematuro” de algunas restricciones.

En este contexto, la OMS volvió a rechazar que un “pasaporte” o “certificado” de vacunación se convierta próximamente en una condición para viajar porque no está probado que una persona vacunada, aunque esté protegida de los síntomas graves, no pueda ser portadora y transmitir el virus a otros.

“Sabemos que las vacunas no protegen un 100% contra la infección, a pesar de que son muy efectivas contra infecciones severas y hospitalizaciones”, comentó la científica en jefe de la OMS, Soumya Swaminathan.

La situación de India es por demás preocupante: volvió hoy a registrar cifras récord de contagios con más 217.000 positivos en la última jornada y casi 1.200 muertos en un solo día. El Ministerio de Salud elevó el total de casos a 14.291.917 y de muertos a 173.000 tras sumar 1.185.

Para hacer frente a este aumento de los contagios, las autoridades impusieron restricciones.

En Nueva Delhi, la capital del país y la ciudad más afectada, empieza esta noche un toque de queda desde las 22 hasta las 5 de mañana, informó el diario Hindustan Times.

Además, durante el fin de semana, los centros comerciales, auditorios, restaurantes y gimnasios permanecerán cerrados, mientras que los cines podrán proyectar películas con el 30% de su capacidad de asientos durante la semana.

Y justamente el director de la mayor fábrica de vacunas del mundo, que está en India, instó hoy al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, a levantar la prohibición de exportación de las materias primas que se necesitan con urgencia para producir inmunizantes.

"Respetado Presidente, si realmente queremos unirnos para vencer este virus, le pido humildemente que levante el embargo de las exportaciones de materias primas fuera de los Estados Unidos para que la producción de vacunas pueda aumentar", rogó el director del Serum Institute indio, Adar Poonawalla, en un mensaje escrito en Twitter.

Poonawalla explicó la semana pasada que la producción estaba "muy estresada" y pidió al Gobierno indio asistencia financiera, precisó la agencia de noticias AFP.

En la región, Brasil mantiene situaciones de una gravedad extrema: Río de Janeiro decidió utilizar sedantes de uso veterinario para los pacientes intubados, ante la escasez de estos insumos por el récord de internados en terapia intensiva que necesitan ayuda mecánica.

La situación es dramática en al menos 17 capitales de estados, según un relevamiento del diario O Estado de Sao Paulo, y los datos y advertencias sumaron hoy un pedido de la cartera de Salud para que las mujeres aplacen, en la medida de lo posible, los embarazos para evitar exponerse al riesgo de la pandemia.

Uruguay, en tanto, reportó 79 muertos en la última jornada, una cifra récord desde el inicio de la pandemia, y Paraguay, que bordea el colapso sanitario, asumió hoy que las restricciones leves que impuso en Semana Santa “no alcanzaron”, por lo que es inminente el anuncio de nuevas medidas más duras.

Chile, por su parte, contabilizó 7.590 nuevos contagios y, aunque logró una baja notable respecto del récord de 9.171 que registró el viernes último, los casos activos alcanzaron un nuevo pico de 46.492 pacientes, por lo que el ministro de Salud, Enrique Paris, pidió "perseverar" en los cuidados.

En Estados Unidos, el Gobierno de Joe Biden continuó hoy ampliando la capacidad de la gestión pública de la pandemia y anunció que gastará 1.700 millones de dólares para identificar y rastrear mutaciones del coronavirus cuya propagación podría desencadenar otra ola pandémica.

Funcionarios de la Casa Blanca informaron sobre la estrategia que presenta tres componentes: un financiación para los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, la creación de seis "centros de excelencia" y de un sistema de datos para compartir y analizar mejor la información sobre las amenazas emergentes.

En paralelo, la canciller de Alemania, Angela Merkel, defendió ante el Parlamento de su país la necesidad de aplicar medidas más estrictas, entre ellas el toque de queda nocturno, para intentar frenar el avance de la pandemia.

"El virus no perdona medias tintas. Debemos hacer todo lo posible para frenar y romper la tercera ola", dijo Merkel. (Télam)