La Organización de los Estados Americanos (OEA) condenó hoy "enérgicamente" a Nicaragua por la ocupación y el cierre forzado de sus oficinas en Managua, y reclamó la devolución del edificio, en una resolución del Consejo permanente de la entidad regional.

El texto fue aprobado en una sesión extraordinaria del Consejo en Washington, con el respaldo de 29 de los 34 miembros activos del bloque regional, y las ausencias de Bolivia y Nicaragua.

Hubo tres abstenciones: El Salvador, Honduras y San Vicente y las Granadinas.

El texto fue patrocinado por Antigua y Barbuda, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Estados Unidos, Granada y Uruguay, y adoptado por votación nominal luego de que El Salvador se opusiera a una decisión por consenso.

La OEA repudió “enérgicamente la entrada ilegal en las instalaciones de la OEA y la incautación de sus bienes en Managua el domingo 24 de abril de 2022, en violación de las obligaciones legales del gobierno de Nicaragua".

También deploró "la violación de la inviolabilidad de los archivos" de la OEA, pidió "que se respete plenamente la inmunidad de sus bienes mientras estén en Nicaragua", y exigió "que se restituya inmediatamente" el uso de los locales incautados, según reportó la agencia de noticias AFP.

El organismo consideró además al presidente Daniel Ortega “responsable de todos los incumplimientos de sus obligaciones legales internacionales", y citó acuerdos sobre privilegios e inmunidades firmados por Nicaragua en 1960 y 1989, y la adhesión del país a la Carta de la OEA de 1948.

La resolución reconoce que el Gobierno nicaragüense anunció su retirada de la OEA, pero ratifica que debe cumplir con sus deberes hasta que se concrete su ida, el 18 de noviembre de 2023.

Nicaragua avisó que dejaba la OEA el 18 de noviembre pasado, luego de que la organización desconociera la reelección de Ortega para un cuarto mandato consecutivo, en cuestionados comicios por la detención de una treintena de opositores, entre ellos siete precandidatos presidenciales.

El 24 de abril el Gobierno de Ortega ocupó y cerró las oficinas de la OEA en Managua y adelantó la retirada de sus representantes ante el bloque regional, y dos días después informó que el edificio que albergaba las oficinas de la OEA en Managua había sido "declarado de utilidad pública" y se convertiría en "el museo de la infamia". (Télam)