Las Fuerzas Militares de Colombia volvieron a quedar hoy en medio de cuestionamientos al confirmarse que en un bombardeo de hace 10 días en el departamento de Chocó, por el que anunciaron la muerte de un jefe del Ejército de Liberación Nacional (ELN), fallecieron además cuatro menores de edad, aunque responsabilizaron a la guerrilla por reclutar niños y adolescentes.

En respuesta a un mecanismo de petición que presentó el senador del Polo Democrático Alternativo (PDA) Iván Cepeda, Medicina Legal confirmó que en ese bombardeo del Ejército murió un adolescente de 13 años y otros tres de 17.

El Ejército primero y el propio Gobierno después se jactaron de que en ese ataque quedó herido alias Fabián, jefe del frente occidental del ELN, que fue capturado y murió luego en un centro asistencial de Cali.

Cepeda advirtió que de los ocho muertos en el bombardeo cuatro fueron menores, lo que constituye un dato "espeluznante" que muestra "una doble realidad", en referencia al reclutamiento forzado y a los métodos "desproporcionados" del Ejército.

Cepeda atribuyó la suba del reclutamiento de menores a "la ausencia de políticas de paz de este Gobierno y de presencia en los territorios", según la agencia de noticias Europa Press.

Como incorporar menores a grupos irregulares y tener métodos indiscriminados de ataques están "claramente prohibidos" bajo el Derecho Internacional Humanitario, Cepeda informó que envió documentación a las Naciones Unidas para exponerle la situación.

Click to enlarge
A fallback.

"Ante los sucesos... le solicitó al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y a la representante especial del secretario general de la ONU sobre los niños en conflicto armado que realicen una visita al país para conocer de primera mano la terrible situación que enfrenta la niñez con ocasión del reclutamiento forzado y del tratamiento de guerra que han recibido por parte de las fuerzas militares y examinen medidas a adoptar en el marco de su mandato", señala el envío de Cepeda.

Las fuerzas militares colombianas, mientras, aseguraron que la operación fue "legítima, legal y en el marco del Derecho Internacional Humanitario, acatando todos y cada uno de sus principios".

En un comunicado, insistieron en que el reclutamiento de menores constituye un crimen de guerra sistemático e histórico realizado por todos los grupos armados en Colombia y que "son ellos los llamados a responder por esta conducta", según recogieron Caracol Radio y el diario El Nuevo Siglo.

Por ese bombardeo, el ELN amenazó después al Estado colombiano con responder, mientras que el Ministerio de Defensa reiteró que Colombia "no acepta amenazas de los narcoterroristas".

Cepeda también adelantó que citará en el Congreso al ministro de Defensa, Diego Molano, a “rendir cuentas en sesión de control político ante el Senado de la República por el nuevo episodio de bombardeo contra menores de edad”.

Mientras desde el gobernante Centro Democrático, la senadora María del Rosario Guerra defendió que las Fuerzas Militares cumplen con su labor “de combatir el terrorismo”, la representante opositora María José Pizarro, de la Coalición Decentes, alegó que los menores de edad “siguen siendo víctimas de los bombardeos” y el también representante León Fredy Muñoz, de la Alianza Verde, dijo que Molano “sigue creyendo que los niños son máquinas de guerra”. (Télam)