El tribunal de Italia que investiga al exprimer ministro Silvio Berlusconi por un escándalo de fiestas sexuales con menores citó hoy a comparecer como acusadas a las chicas que acudieron como invitadas a esas reuniones, luego de que sus declaraciones como testigos fueran inhabilitadas por pedido de la defensa del multimillonario.

Las jóvenes ya habían testificado en dos juicios anteriores en los que se investigaba los supuestos sobornos que Berlusconi habría pagado a los invitados de sus fiestas para evitar que saliera a la opinión pública que en algunas de ellas había, entre otras cosas, menores de edad.

Sin embargo, el tribunal de Milán aceptó una solicitud de la defensa de Berlusconi para inhabilitar aquellas declaraciones que fueron aportadas en calidad de testigos, por lo que deberán acudir nuevamente a los juzgados a testificar como acusadas, según la agencia italiana de noticias Adnkronos.

"Esta decisión es muy importante porque considera que las declaraciones" de las jóvenes "son inutilizables por un defecto de forma", explicó el abogado de la defensa, Federico Cecconi, quien no precisó si Berlusconi declarará ante el tribunal, y agregó: "Nos reservamos ese derecho".

En septiembre pasado, el expremier, de 84 años, rechazó someterse a una prueba psiquiátrica solicitada por la justicia, con la que se buscaba evaluar su estado de salud después de que eludiera en varias ocasiones comparecer ante los magistrados por problemas médicos.

Durante las próximas semanas desfilarán por el tribunal algunas de las chicas que fueron contratadas para acudir a estas fiestas, entre ellas Marysthell Polanco, o Barbara Guerra y Alessandra Sorcinelli, quienes dicen "estar listas" para contar todo lo que sucedió durante aquellas fiestas en la villa de Ancora de Berlusconi, quien las habría llamado tras declarar anteriormente.

Click to enlarge
A fallback.

Berlusconi es procesado por el caso Ruby-ter, el escándalo por organizar fiestas sexuales con menores, conocidas como "bunga bunga" -un término de origen incierto que define una especie de harén de chicas desnudas- en su lujosa residencia cerca de Milán.

Berlusconi, famoso por su vida disipada, es juzgado por manipulación de testigos y falso testimonio junto con otras 28 personas, ya que fue acusado de pagar a algunas de las jóvenes que participaron en sus controvertidas veladas a cambio de mantener el silencio.

Varias de las audiencias del juicio tuvieron que ser aplazadas este año porque el exprimer estuvo varias veces internado por problemas cardíacos o por secuelas de la Covid-19.

Este proceso judicial forma parte del conocido como caso Ruby, el pseudónimo que utilizaba la bailarina Karima El Mahroug, con la que Berlusconi habría mantenido relaciones sexuales cuando tenía 17 años, también supuesta beneficiada del reparto de unos 11,6 millones de dólares que se habría utilizado para comprar el silencio de los testigos de las fiestas en 2010 y 2014.

La supuesta relación de Berlusconi y Ruby dio lugar a tres juicios paralelos, en el primero el magnate fue acusado, aunque finalmente absuelto, de extorsión y prostitución infantil; el segundo, en relación a una serie de personalidades que habrían contratado a las chicas para sus fiestas; y el último, de un delito de falso testimonio soborno de testigos, entre ellos el pianista de los jolgorios, Danilo Mariani, pero fue absuelto el mes pasado. (Télam)