La máxima instancia de Justicia de Trinidad y Tobago ordenó hoy suspender la deportación de 26 migrantes venezolanos, 16 de ellos menores de edad, luego que el Gobierno de la isla procediera a su repatriación el pasado domingo.

El grupo obtuvo un indulto para permanecer en el país por parte de un juez del Tribunal Superior, quien en una audiencia virtual ordenó al Estado suspender la deportación de estas 26 personas y dictaminó que los menores sean puestos en libertad bajo la custodia de sus padres una vez finalizada la cuarentena por Covid-19.

La defensa se basó en las protecciones otorgadas por la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño, la Convención de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados y el Protocolo de 1967 sobre el Estatuto de los Refugiados y la Política Nacional de 2014 para abordar refugios y asilos, informó la agencia de noticias AFP.

Los abogados defensores registraron al grupo de migrantes ante el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, la agencia de Naciones Unidas para los refugiados, en Puerto España, capital de Trinidad y Tobago.

El primer ministro Keith Rowley señaló ayer que el país se encuentra bajo "asalto" de migrantes ilegales que "usan niños inocentes".

La deportación de los niños venezolanos provocó "preocupación" en la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

El domingo, los 26 migrantes abandonaron el país a bordo de dos barcos escoltados por la Guardia Costera, pese a que se había presentado una solicitud para evitar tal acción debido a la situación humanitaria en Venezuela.

Tras horas de búsqueda en altamar, fueron devueltos a Trinidad y Tobago por orden de un tribunal, informó la agencia francesa.

La ONG defensora de derechos humanos venezolana Foro Penal anunció que solicitó ante la CIDH "medidas de protección para intentar evitar una nueva deportación", explicó ayer el activista Orlando Moreno.

Rowley cuestionó que, en base a tratados internacionales, se espere que "una pequeña nación insular de 1,3 millones de personas mantenga las fronteras abiertas con un vecino" de "34 millones de personas incluso durante una pandemia".

Por su parte, el Gobierno de Nicolás Maduro pidió le pidió ayer a las autoridades de Trinidad y Tobago un encuentro para "revisar temas de seguridad, movilidad humana, lucha contra la delincuencia y narcotráfico".

La ONU estima en más de cinco millones el éxodo de venezolanos que dejaron el país desde 2015 forzados por la aguda crisis. (Télam)