El Tribunal Constitucional de Tailandia consideró hoy que el primer ministro Prayut Chan-O-Cha no incurrió en el delito de conflicto de intereses y podrá seguir en el cargo, una decisión que podría reavivar las tensiones tras meses de manifestaciones prodemocracia pidiendo su renuncia.

Su puesto "permanece intacto", indicó la máxima instancia judicial del reino en su fallo, que agregó que Prayut Chan-O-Cha "mantiene su derecho a ocupar la residencia del comandante en jefe del Ejército, puesto que cumple con los criterios establecidos".

El jefe de Gobierno fue acusado por diputados del principal partido opositor, Pheu Thai, de continuar residiendo "ilegalmente" en esta vivienda tras haber abandonado su puesto de comandante en jefe del Ejército después del golpe de Estado de 2014, que lo puso al frente del país.

Tal conflicto de intereses podría obligarlo a renunciar al poder.

En los últimos tres meses, decenas de miles de personas han salido a las calles de Tailandia para reclamar la salida del primer ministro, legitimado en unas polémicas elecciones de 2019, la revisión de Constitución, considerada demasiado favorable al Ejército, y una reforma profunda de la monarquía, hasta ahora intocable.

El Tribunal Constitucional está acusado de parcialidad por sus críticos.

Anticipándose a la protesta tras decidir mantener al primer ministro, el tribunal advirtió que cualquier crítica excesiva es pasible de juicios legales.

"Toda persona puede gozar de libertad de expresión, pero las críticas al tribunal con palabras soeces, sarcásticas o amenazantes serán consideradas violaciones a la ley", advirtió la corte en un comunicado, informó la agencia de noticias AFP.

Entre julio y noviembre, unas 174 personas fueron juzgadas, 46 inculpadas por "sedición", cargo que puede implicar siete años de prisión.

Cinco dirigentes del movimiento prodemocracia fueron acusados de "lesa majestad", delito sancionable con tres a 15 años de cárcel. Este cargo no era utilizado desde hacía más de dos años.

El portavoz gubernamental Anucha Burapachaisri, preguntado por la decisión del tribunal, no hizo ningún comentario.

"El primer ministro continúa su programa oficial", se limitó a responder. (Télam)