El Tribunal Supremo de Israel afirmó hoy que no hay impedimento legal para que el primer ministro Benjamin Netanyahu forme una coalición gubernamental mientras está procesado judicialmente por corrupción, informó la prensa internacional.

La corte se expresó de ese modo al rechazar un recurso interpuesto por un grupo de ciudadanos que sostuvo que el premier no debería liderar una coalición de gobierno mientras esté imputado.

La demanda fue planteada por un grupo de 70 personas, llamado La Fortaleza de la Democracia y compuesto por académicos, oficiales militares retirados y hombres y mujeres de negocios, según la agencia de noticias Sputnik.

Tras las elecciones del 23 de marzo, las cuartas en dos años, el presidente Reuven Rivlin encargó a Netanyahu que forme gobierno, aunque ni él ni sus adversarios tienen mayoría propia ni parece que puedan conseguirla a través de alianzas.

Si el premier no logra formar gobierno hasta el 4 de mayo y Rivlin no le da una prórroga, el presidente puede encargarle la misión a otra persona (por otro período de 28 días y tal vez con una extensión de 14) o devolver el mandato al parlamento, que tendría 21 días para decidir un candidato apoyado por al menos 61 legisladores.

Si un segundo candidato tampoco lograra formar coalición, el mandato regresará al parlamento para el mismo proceso, y en ese caso cualquier legislador podrá ser candidato a formar gobierno.

Si se superan esos 21 días y no ha habido acuerdo sobre un candidato, el nuevo parlamento se disolverá y se convocarán unas quintas elecciones.

Las audiencias del juicio contra Netanyahu por soborno, fraude y ruptura de confianza se reanudarán mañana.

El primer ministro, el primero en la historia de Israel en ser acusado durante su mandato, niega los cargos y considera que está siendo víctima de una “caza de brujas”. (Télam)