La Fiscalía de Brasil solicitó al Supremo Tribunal Federal (STF) que investigue a tres legisladores bolsonaristas por "incitar a actos antidemocráticos" tras el asalto a la sede de los tres poderes en Brasilia perpetrado el pasado domingo.

Así lo señala el Ministerio Público en un comunicado que pide al STF que investigue a los parlamentarios André Fernandes, Silvia Waiapi, ambos del Partido Liberal (PL) -la formación del expresidente Jair Bolsonaro- y a la parlamentaria Clarissa Tércio, del conservador Partido Progresista, informó el portal brasileño de noticias Metropole.

Según la solicitud, los tres diputados son sospechosos de "incitar actos de violencia y vandalismo" a través de "publicaciones en redes sociales antes y durante las invasiones", lo que podría constituir "incitación pública al delito".

Dos días antes del asalto, el congresista André Fernandes publicó un video en Twitter anunciando el "primer acto contra el gobierno de Lula", que ocurriría durante el fin de semana, además de una foto de la puerta destrozada de la oficina del juez del Supremo Alexandre de Moraes.

En tanto, Tércio, el día del asalto, publicó un video en Instagram en el que azuzaba a los bolsonaristas. "Acabamos de tomar el poder. Estamos dentro del Congreso. Toda la gente está aquí arriba. Esto pasará a la historia, la historia de mis nietos, mis bisnietos", afirmó en esa red social.

Waiapi, en tanto, una legisladora muy cercana a Bolsonaro, promovió los actos a través de publicaciones en Instagram también el día de la intentona golpista.

"¡La gente toma la Explanado de los Ministerios este domingo! Toma del poder por el pueblo brasileño descontento con el gobierno rojo".

El pedido de la Fiscalía tiene lugar después de que bancadas parlamentarias del Partido de los Trabajadores (PT) y del Partido Socialismo y Libertad (PSOL) en la Cámara de Diputados solicitaran al TSF que investigue los casos de estos tres congresistas.

Miles de seguidores de Bolsonaro asaltaron el domingo las sedes de los tres poderes en Brasilia, después de dos meses acampados frente a la sede del Ejército exigiendo un golpe de Estado.

Como consecuencia de los actos "golpistas" y "terroristas", como los definieron las autoridades, De Moraes cesó al gobernador de Brasilia, Ibaneis Rocha, y al secretario de Seguridad, Anderson Torres, por "omisión" de funciones y "connivencia" con la turba golpista. (Télam)