La Justicia boliviana considerará hoy la "acción de libertad", un recurso judicial similar al hábeas corpus, en favor de la expresidenta de facto Jeanine Áñez (2019-2020), quien pasa su séptimo día de detención acusada de golpe de Estado, informó la hija de la exgobernante.

"El Tribunal Décimo de Sentencia de la Ciudad de La Paz, constituido en Tribunal de Garantías Constitucionales, señala audiencia virtual para el día viernes 19 de marzo del año en curso, a horas 14.30" (15.30 en la Argentina), señala una resolución judicial divulgada en las redes por Carolina Ribera, la hija de la exmandataria de facto.

El pedido, que busca la libertad de Áñez por razones de salud, fue planteado contra la directora de la cárcel femenina donde está recluida y contra un juez que -de acuerdo con el recurso- impidió su internación en un centro médico, informó el portal ruso de noticias Sputnik.

Ribera había anunciado el recurso el jueves, al día siguiente de que Áñez presentó un cuadro de hipertensión, en medio de polémica por el estado de la expresidenta, de quien una activista de derechos humanos dijo que había iniciado una huelga de hambre, lo que fue negado por autoridades penitenciarias, informó el periódico boliviano Página Siete.

Áñez fue detenida el pasado sábado. El lunes fue trasladada al penal de Obrajes, donde cumple cuatro meses de detención preventiva, y es acusada por los delitos de sedición, terrorismo y conspiración dentro del caso "golpe de Estado".

La controversia alrededor de su salud se sumó a la disputa política desatada desde que fue detenida el sábado y puesta dos días después en prisión preventiva por seis meses para enfrentar juicio por su autoproclamación como presidenta transitoria tras el derrocamiento de Evo Morales (2006-2019).

El jueves, la presidenta de la Asamblea de Derechos Humanos, Amparo Carvajal, dijo a la prensa que la dirigente le había dicho que estaba muy debilitada y deprimida.

Las autoridades carcelarias informaron en un comunicado que "la salud de la exsenadora Jeanine Áñez es estable", según "el informe médico realizado por especialistas" ayer.

"Se desmiente categóricamente anuncios promovidos por algunos medios de comunicación en los que se asegura que la exsenadora estaría realizando una huelga de hambre", agregó esa oficina, remarcando que cuidaba la seguridad y la salud de Áñez y de todos los privados de libertad.

El proceso contra la exmandataria de facto iniciado por una denuncia planteada por la exdiputada Lidia Patty, del gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS), incluye a exministros del Gobierno de facto y exjefes militares y policiales, algunos de los cuales están detenidos.

Pero el también acusado exlíder cívico y recién electo gobernador del departamento de Santa Cruz (este), Luis Fernando Camacho, seguía en libertad y no se conocía orden judicial para su eventual arresto, según dijo él mismo a medios locales.

El proceso reavivó una dura disputa política entre la oposición y sectores próximos al Gobierno socialista de Luis Arce que aplauden el proceso y piden que también sean enjuiciados otros supuestos líderes del golpe de 2019, como los expresidentes Carlos Mesa (2003-2005) y Jorge Quiroga (2001-2002).

Para la derecha local el caso de Áñez constituye una "venganza" y "persecución política". (Télam)