La Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) de Colombia reconoció al Partido Comunista Colombiano como una de las víctimas colectivas del conflicto armado de ese país en el caso de la Unión Patriótica, que sufrió una intensa persecución entre las décadas de '80 y '90, con más de 4.000 de sus miembros asesinados.

"Debido a que el Partido Comunista Colombiano demostró que sufrió hechos victimizantes durante el conflicto armado, que afectaron a 1.200 personas entre 1958 y 2016, la JEP acreditó a esta colectividad en el marco del caso 06: ‘Victimización de miembros de la Unión Patriótica (UP) por parte de agentes del Estado’", afirma el comunicado del organismo, difundido hoy.

La JEP, a la que también se nombra como Justicia Especial para la Paz, es el mecanismo de justicia transicional que investiga y juzga a los integrantes de las disueltas FARC-EP, miembros de la Fuerza Pública y terceros que hayan participado del conflicto armado interno en Colombia, hasta la firma del acuerdo de paz entre el gobierno colombiano y las FARC, que se firmó en Cuba en noviembre de 2016.

La JEP reconoció que el Partido Comunista sufrió múltiples hechos victimizantes, entre ellos, los relatados en el informe entregado a la Sala de Reconocimiento, ‘Banderas Rojas en Vuelo Libertario’, en el que describen 100 casos representativos de la violencia contra esa colectividad y un universo de 1.200 víctimas en un período de 58 años.

En ese documento el PC colombiano expone que durante más de cinco décadas “hubo más de 304 homicidios, 35 desapariciones forzadas, desplazamientos forzados en las tres regiones priorizadas (Meta, Magdalena Medio y Urabá), que buscaban desestructurar al Partido Comunista y la JUCO en el ámbito local, regional y nacional”.

Los magistrados Catalina Díaz, de la Sala de Reconocimiento de Verdad, y Gustavo Salazar, de la Sección de Ausencia de Reconocimiento, relatores en el caso 06, concluyeron que el Partido Comunista deberá ser acreditado como víctima colectiva, “en atención a su militancia, simpatía, movilización o identidad compartida con la Unión Patriótica”.

En la decisión, los magistrados aclararon que el caso 06 “no se dirige a esclarecer todo tipo de violencia política. En cambio, se centra en esclarecer los hechos cometidos en contra de la UP ‘como un movimiento amplio, pluralista y de convergencia democrática, en el que debían tener cabida todas las vertientes políticas y los sin partido’”.

Este reconocimiento como víctima colectiva le confiere al Partido Comunista Colombiano la posibilidad de obrar como interviniente especial dentro de todos los procesos que se realicen en el caso 06, lo que garantizará sus derechos a la justicia, a la verdad plena, a presentar y solicitar pruebas y a la asistencia jurídica y sicológica.

Desde su apertura, el 26 de febrero de 2019, ante el caso 06 se han acreditado más de 180 víctimas individuales y el movimiento Unión Patriótica fue reconocido como víctima colectiva el 12 de marzo de 2020.

La Unión Patriótica La Unión Patriótica (UP) fue conformada por el Partido Comunista Colombiano, movimientos sociales y sectores políticos que no se sentían representados por los sectores oficiales y tradicionales de los partidos Liberal y Conservador.

Se fundó en mayo de 1985 como parte de una propuesta de paz a partir de los Acuerdos de La Uribe entre el gobierno de Belisario Betancur y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia - Ejército del Pueblo (FARC-EP).

La propuesta consistía en una tregua para permitir la participación política de los combatientes a través de un nuevo partido político que pudiera acogerlos, este partido debía ser amplio y permitir la participación de todos los sectores de la sociedad que apoyaran la paz en Colombia, pero ya en los prolegómenos de la fundación de la UP sus militantes empezaron a ser asesinados.

Según el informe del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH), el genocidio de la Unión Patriótica, entre 1984-2002, dejó por lo menos 4.153 personas asesinadas, secuestradas o desaparecidas​, entre ellos dos candidatos presidenciales, los abogados Jaime Pardo Leal y Bernardo Jaramillo Ossa, cinco congresistas en pleno mandato, 11 diputados, 109 concejales, ocho alcaldes y miles de militantes. (Télam)