Seguramente, después del Acuerdo de Viernes Santo de 1998, nunca hubo un momento de mayor incertidumbre en Irlanda del Norte que con el Brexit , agravado por la falta de un gobierno autónomo y el asesinato de una periodista.

La muerte de Lyra McKee, de 29 años, quien falleció tras recibir un balazo en la cabeza cuando observaba unos disturbios con la policía en Derry, ha revivido las viejas heridas que católicos y protestantes no han podido superar en los últimos veintiún años.

Por ahora no hay manera de saber si este asesinato -cuya responsabilidad admitió el grupo Nuevo IRA (Ejército Republicano Irlandés)- fue un hecho aislado o si es el comienzo de una escalada mayor que agite los antiguos fantasmas de la violencia en el Ulster.

El panorama en Irlanda del Norte empezó a complicarse con la decisión del Reino Unido de retirarse de la Unión Europea (UE).

Sin embargo hay un dato que es esencial: el acuerdo del 10 de abril de 1998 establece que no debe haber fronteras físicas en la República de Irlanda.

Por ese motivo, el problema principal es el nuevo límite que regirá entre la independiente Irlanda e Irlanda del Norte, que junto a Gales, Escocia e Inglaterra forman parte del Reino Unido, cuando Londres abandone la UE.

La primera ministra británica, Teresa May, propuso un "backstop" o salvaguarda para evitar que tras el Brexit se instaure una frontera con aduanas, lo que iría en contra de los tratados de paz firmados hace más de veinte años.

En la práctica esto significaría que Irlanda del Norte se mantendría dentro de una unión aduanera y del mercado único europeo, mientras el Reino Unido lo abandona.

"Si le hubieran dicho a los británicos que el Brexit pondría en peligro el proceso de paz de Irlanda del Norte, muchos no hubieran votado a favor", dijo a Télam Dan Ozarow, catedrático de la Universidad de Middlesex en el Reino Unido.

El analista señaló que el accionar del IRA, que cometió decenas de atentados y mató a por lo menos 3600 personas a lo largo de 30 años, fue "una época muy oscura para el Reino Unido que desgraciadamente está volviendo".

"Hay ahora mucha inseguridad por el tema y, sobre todo, por las fronteras con la República de Irlanda. El Brexit volvió a molestar a muchos en Irlanda del Sur", afirmó Ozarow.

La posibilidad de que se aplique una salvaguarda en Irlanda del Norte, es decir una frontera blanda, no entusiasma a los unionistas ni a los conservadores británicos, pues opinan que Bruselas continúa ejerciendo cierto control sobre el Reino Unido.

En la práctica la salvaguarda implica que, para evitar una frontera dura, todo el Reino Unido debe mantener una unión aduanera con la UE, hasta que finalmente se alcance un acuerdo entre ambas partes.

Tras el asesinato de McKee, todas las alarmas de seguridad se encendieron. Lejos parecen haber quedado los tiempos en que el IRA provisional anunció el cese de la lucha armada, el 28 de julio de 2005, en medio de un clima de convivencia y entendimiento mutuo en el Ulster.

El Nuevo IRA, creado en 2012, ha protagonizado algunos ataques esporádicos en los últimos años, incluido el hallazgo de paquetes de explosivos encontrados en los principales aeropuertos de Londres en marzo pasado, según la prensa británica.

De todos modos hay algunos hechos que resultan alentadores: durante el funeral de McKee se reunió la flor y nata del Reino Unido, representada en primer término por la primera ministra May y su colega irlandés, Leo Varadkar, como un gesto inequívoco de rechazo a la violencia.

May y Varadkar confirmaron el inicio de nuevas conversaciones para el 7 de mayo, con el fin de restaurar el suspendido gobierno autónomo del Ulster,

suspendido en enero de 2017.

En aquella oportunidad, el católico Sinn Fein abandonó la coalición gobernante en protesta por el manejo que le dio el protestante Partido Unionista Democrático (PUD) a un escándalo de energía renovable.

"El Brexit molestó a muchos en la República de Irlanda después del proceso de paz del Viernes Santo. Ahora está todo en peligro. Se abrió una caja de Pandora: surgieron cosas que el pueblo no sabía en el momento de votar", afirmó Ozarow. (Télam)