Una bandera con la imagen de Diego Maradona fue vista hoy durante la masiva protesta en París contra un proyecto de ley de seguridad, considerado una mordaza por sus detractores, en medio de un nuevo caso de violencia policial que tiene al Gobierno de Emmanuel Macron en aprietos.

La pancarta con la efigie del ídolo futbolísco apareció en medio de escenas de disturbios entre policías y manifestantes en los alrededores de la plaza de la Bastilla, según las imágenes difundidas por la cadena Bfmtv.

Tal como puede apreciarse en ellas, un grupo de manifestantes encapuchados y vestidos de negro usaron la bandera para protegerse de los gases lacrimógenos lanzados por los uniformados, a los que también tiraban proyectiles.

Junto a la imagen de Maradona podía leerse la frase "nació la mano de Dios, llenó de alegría en el pueblo", de la popular canción que le dedicó al astro el cantante cordobés Rodrigo.

Decenas de miles de franceses se volcaron hoy a las calles para protestar contra la llamada ley de Seguridad Global, que castiga la difusión de la imagen de la policía, el uso de drones, así como imágenes tomadas por ciudadanos con sus teléfonos móviles a las fuerzas del orden.

En el centro de la controversia, está el artículo 24 que castiga con un año de cárcel y hasta 45.000 euros de multa la difusión "malintencionada" de imágenes de las fuerzas del orden.

El Gobierno asegura que esta disposición pretende proteger a la policía de llamados al odio y amenazas en las redes sociales, con revelaciones de detalles sobre su vida privada.

Pero los detractores sostienen que muchos casos de violencia policial quedarían impunes si no hubieran sido grabados por las cámaras de periodistas o por los teléfonos de los ciudadanos.

También alegan que es una disposición inútil, ya que el arsenal jurídico actual es suficiente para reprimir estos delitos y que el derecho francés "sanciona los actos, no las intenciones".

El proyecto de ley fue aprobado el martes en la Asamblea Nacional (Diputados) pero el texto sigue provocando polémica y promete mantener el pulso en las calles de cara al debate en el Senado que se dará en poco menos de dos meses. (Télam)