La principal alianza opositora de México, integrada hasta hoy por el histórico PRI, el PAN y el PRD, entró hoy en una zona gris al anunciar las dos últimas fuerzas la “suspensión temporal” del acuerdo, en rechazo a una iniciativa del bloque priísta que propone extender hasta 2028 la presencia del Ejército en las calles para cumplir tareas de seguridad interna.

La alianza Va por México, que tenía presencia legislativa y electoral, quedó entonces dañada y se duda si los tres partidos irán juntos a los comicios presidenciales de 2024.

Los partidos Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD) anunciaron en un comunicado esa “suspensión temporal” de su acuerdo con el Partido Revolucionario Institucional (PRI), que gobernó el país durante 70 años seguidos, hasta el 2000.

El decreto que creó la Guardia Nacional en 2019, la mayor apuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador en materia de seguridad, establece originalmente que mientras ese cuerpo de seguridad desarrolla sus capacidades, el mandatario podrá disponer de las Fuerzas Armadas para tareas de seguridad pública hasta 2023.

"Prorrogar la militarización del país es una tremenda irresponsabilidad, ya que implica transferir a las Fuerzas Armadas responsabilidades que no les corresponden", advierte el comunicado del PAN y el PRD.

López Obrador -que busca que la Guardia Nacional sea administrada totalmente por el Ejército- avaló en cambio la iniciativa del PRI y hasta propuso un referendo para que la ciudadanía decida cuánto tiempo debe estar el Ejército en tareas de seguridad pública.

El desencuentro en la oposición ocurre mientras el Congreso discute una iniciativa del Gobierno para que la Guardia Nacional sea administrada por el Ejército, pese a que estaba concebida como un cuerpo con carácter civil.

También llega en medio de acusaciones de corrupción y enriquecimiento ilícito contra el líder del PRI, Alejandro Moreno, lo que motivó que algunos analistas anticiparan que el dirigente buscaría algún acuerdo con el gobierno de López Obrador para evitar sanciones, según la agencia AFP.

Moreno buscó minimizar la decisión del PAN y el PRD al evaluar que la coalición Va por México no está en riesgo porque la coincidencia nunca es total con los aliados.

"La coalición es un muro de contención y romperla por esta causa es no darle importancia a lo que hemos construido", señaló, en conferencia de prensa.

El alejamiento temporal fue presentado por los líderes del PAN y el PRD, Marko Cortés y Jesús Zambrano, respectivamente, para quienes extender la militarización "es diferir que se enfrente y resuelva de fondo el problema de la creciente inseguridad, con una auténtica policía civil no militar, que sí salvaguarde la seguridad pública".

La coalición opositora aprobó la reforma constitucional que creó la Guardia Nacional (GN) en 2019, con un mando civil y acompañamiento militar hasta por cinco años, como límite, "con el fin de fortalecer una policía civil con suficiente estructura, capacidad y cobertura territorial", reseñaron el PAN y el PRD.

Pero, continúa el texto, a tres años y medio de creada, la GN "tiene un mando militar y también la gran mayoría de sus integrantes (70 por ciento) son militares, en una clara violación al mandato constitucional", detalló la agencia Sputnik.

En este periodo se desmanteló a la anterior Policía Federal, "en lugar de crear y fortalecer una policía nacional civil", lamentaron ambas fuerzas.

Para el PAN y el PRD, "la militarización de la GN no ha podido evitar la violencia desbordada que padece México".

La iniciativa de reforma constitucional para que los militares sigan en las calles hasta 2028 fue presentada por la diputada del PRI Yolanda de la Torre.

Los partidos rupturistas de la coalición opositora reclamaron, para revisar sus posturas, que el PRI "defina con claridad si respetará la plataforma electoral común", firmada en 2021. (Télam)