La reivindicación de las políticas impulsadas por el premier italiano, Mario Draghi, quien renunció el mes pasado pero continuará en el cargo hasta la elección de un sucesor, divide a las fuerzas de centro y centroizquierda del país, que buscan usar la "herencia" del economista como bandera de campaña para las elecciones del 25 de septiembre.

"Las partes comparten y se reconocen en el método y en la acción del Gobierno guiado por Mario Draghi", plantearon ayer el Partido Democrático (PD) y Acción al firmar un acuerdo electoral con el que buscan convertirse en referencia del sector con una fuerte defensa de la gestión del economista de 74 años elegido premier en febrero de 2021.

El acuerdo entre el PD, del expremier Enrico Letta, y Acción busca crear una coalición de centroizquierda a nivel nacional que haga frente a la coalición de centroderecha que hoy encabeza todas las encuestas y que busca llevar a la derechista Giorgia Meloni, de Hermanos de Italia, a convertirse en la primera mujer premier en la historia del país.

En ese marco, la centrista Italia Viva (IV) del expremier Matteo Renzi también busca mostrarse como la garante de las ideas de Draghi, y hoy denunció la "contradicción" del PD y Acción al incorporar a su coalición a grupos de izquierda que no fueron parte del Gobierno que sostuvo al renunciante jefe de Gobierno.

"No entendemos la contradicción profunda que muestran quienes reivindican a Draghi pero suman a su coalición a quienes han votado siempre contra el premier en este año y medio", dijo hoy a Télam el diputado Ettore Rosatto, de IV.

El PD y Acción expresaron su deseo de continuar la política exterior y de defensa del Gobierno de Draghi, en particular su apoyo a Ucrania ante la invasión rusa y la expansión de la OTAN a Suecia y Finlandia, que decidieron sumarse a la alianza militar liderada por Estados Unidos por sentirse amenazados por Rusia.

Sin embargo, Rosatto criticó que la nueva alianza PD-Acción "haya sumado al único legislador que se opuso al ingreso de Suecia y Finlandia en la OTAN", en referencia al diputado de Izquierda Italiana Nicola Fratoianni.

"Nosotros queremos un polo reformista que no esté ni en una coalición de izquierda ni en la de derecha que quiere llevar a Meloni", planteó Rosatto.

Italia Viva buscó en las últimas semanas formar un denominado "tercer polo" junto a Acción, en base a la relación histórica entre sus líderes, Renzi y Carlo Calenda, cuando éste último fue embajador ante la Unión Europea (UE) y luego ministro de Desarrollo Ecónomico de Renzi, de 2016 a 2018.

Italia Viva, así, buscará convertirse en una segunda alternativa para quienes "quieran continuar la herencia de Draghi", planteó Rosatto, aunque sin grandes políticas de alianzas por el momento.

La continuidad o no de las políticas de Draghi será también un tema de discusión en el Movimiento Cinco Estrellas, cuyo líder y expremier Giuseppe Conte fue uno de los principales impulsores de la caída del economista.

El Cinco Estrellas, por el momento, anunció que no buscará formar alianzas para la elección en la que se elegirán 400 diputados y 200 senadores que luego deberán designar a un nuevo primer ministro. (Télam)