La Habana anunció un nuevo toque de queda a partir de hoy, el segundo en la capital cubana desde el inicio la pandemia, para tratar de contener la expansión del coronavirus que viene generando un aumento de casos a nivel nacional.

El Consejo de Defensa Provincial de La Habana determinó que los movimientos de personas y vehículos estarán limitados entre las 21 y las 5, salvo casos excepcionales, y que la medida regirá hasta que la situación mejore, informó la prensa oficial.

Las autoridades atribuyeron la reciente alza de los contagios a la llegada de viajeros internacionales y al incumplimiento de los protocolos sanitarios.

El presidente del Consejo de La Habana, Luis Antonio Torres Iríbar, reclamó más dureza a las fuerzas de seguridad a la hora de controlar las aglomeraciones.

Asimismo, advirtió que pese a la prohibición, hay menores en la vía pública.

En ese sentido, informó que los padres o tutores de esos menores serán multados con 2.000 pesos (7.300 pesos argentinos), la misma pena que se le impondrá a quienes entren en La Habana por accesos que no sean los autorizados, informó la agencia de noticias Europa Press.

La capital ya ordenó en enero el cierre de establecimientos de hotelería y ocio, al tiempo que el Gobierno reforzó la vigilancia en fronteras, obligando a los viajeros a presentar un test de coronavirus negativo realizado antes del viaje, estableciendo protocolos de cuarentenas y pruebas a la llegada y reduciendo las conexiones aéreas con varios países.

Cuba superó los 30.000 casos de coronavirus desde el inicio de la pandemia, después de registrar esta semana su peor cifra de positivos diarios, con 1.044 casos.

Al menos 225 personas murieron en la isla como consecuencia del coronavirus. (Télam)