El fiscal jefe del Tribunal Supremo de Apelaciones de Turquía, Bekir Sahin, presentó hoy una demanda para disolver la formación opositora prokurda Partido Democrático de los Pueblos (HDP), al que el Gobierno acusa de tener vínculos con la guerrilla del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

El documento, que fue enviado al Tribunal Supremo, acusa a los miembros del HDP de tener como objetivo la "ruptura" y "eliminación" de la unidad indivisible del Estado turco "a través de sus numerosas declaraciones y acciones", informó la agencia de noticias Anatolia.

Poco antes, el Parlamento turco retiró su escaño al diputado de esa agrupación Omer Faruk Gergerlioglu por sus presuntos lazos con "grupos terroristas", tal como confirmó la propia Cámara en su cuenta de Twitter.

La medida fue tomada después de que la Justicia turca decidiera mantener la pena a dos años de prisión en su contra por difundir "propaganda terrorista" en redes sociales en 2016, informó hoy la agencia de noticias Europa Press.

La medida fue anunciada hoy durante una sesión plenaria a la que acudió el propio Gergerlioglu.

Tras conocerse la decisión del Parlamento, diputados del partido prokurdo se manifestaron en contra de la medida.

"El Gobierno vuelve a despojar a uno de nuestros diputados de su estatus en un nuevo intento por expulsar a la oposición. (...) La voluntad de la gente no puede ser pisoteada. ¡Buscar la paz no es un crimen", expresó la formación.

Según las leyes turcas, si una condena contra un diputado es definitiva, incluso si es por un presunto delito de "terrorismo", el parlamentario no podrá gozar de su inmunidad y su escaño le podrá ser retirado.

"Resistiré este golpe en el Parlamento", aseveró Gergerlioglu en su cuenta de Twitter.

Otros dos diputados del HDP fueron expulsados del Parlamento en el último año después de que un tribunal aprobara su presunta vinculación con grupos a los que Turquía considera "terroristas".

Gergerlioglu es conocido por su trabajo a favor de los Derechos Humanos y es un fuerte crítico del presidente, Recep Tayyip Erdogan, y su Gobierno. (Télam)