La Fiscalía de París abrió una investigación por "violencia intencionada en una reunión" contra miembros la Confederación General de Trabajadores (CGT), el principal sindicato francés, durante la manifestación del Primero de Mayo en París, que reunió a unas 25.000 personas, informó hoy la prensa local.

La propia CGT condenó los hechos, en los que resultaron heridas 21 personas, cuatro de ellas de gravedad, después de que "un nutrido grupo de individuos, algunos de los cuales aseguraban ser chalecos amarillos, utilizaran una violencia extrema", según la radio France Info.

La Policía de París explicó que había designado una calle para la salida de los vehículos participantes de la manifestación tras la finalización del acto central en la Plaza de la Nación a través de la avenida de Taillebourg.

Sin embargo, tres vehículos tomaron una salida equivocada y se encontraron frente al bloqueo policial, momento en el que fueron atacados con lanzamiento de objetos por una multitud hostil, según la agencia de noticias Europa Press.

Asimismo, 34 personas resultaron arrestadas por la Policía.

La concentración realizada ayer, que reunió en la capital a 25.000 personas según los organizadores y 17.000 según el Gobierno, acabó de forma violenta cuando un grupo de manifestantes se negó a retirarse.

Tras producirse roces entre manifestantes sindicales y otros con el rostro cubierto, intervinieron efectivos antidisturbios con gases lacrimógenos y camiones hidrantes para dispersar a los manifestantes, de acuerdo al diario El País.

En total, las tradicionales manifestaciones del Día de los Trabajadores reunieron en diferentes ciudades del país a unas 150.000 personas, según los sindicatos, y 106.000 según el Ministerio del Interior.

En París se registraron casi 300 marchas de reivindicación tras la suspensión de todos los actos del año pasado por la pandemia de coronavirus. (Télam)