La Fiscalía General de Colombia volvió a pedir hoy que se cierre el proceso contra el expresidente Álvaro Uribe (2002-2010), acusado de los delitos de soborno a testigos y fraude procesal.

"En atención a lo dispuesto en el artículo 294 del Código de Procedimiento Penal, y conforme a las interpretaciones constitucionales y legales del Tribunal Superior de Bogotá y la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia, en sede de tutela dentro de este mismo caso, el fiscal delegado radicó una nueva solicitud de preclusión de la investigación", informó la Fiscalía en un comunicado.

El ente investigador argumentó que el fiscal designado para revisar el caso contra el exmandatario "tomó 14 declaraciones", interrogó al acusado, realizó siete inspecciones a diferentes autoridades y practicó "pruebas técnicas", entre otras, que lo llevaron a pedir de nuevo el cierre del proceso.

En abril, el fiscal anterior había pedido cerrar el caso, pero la jueza Carmen Helena Ortiz ratificó que el proceso tenía que continuar debido a los vacíos de la investigación.

Por su parte, el abogado que representa a las víctimas calificó de "cobardía" las acciones de la Fiscalía.

"La Fiscalía vuelve a solicitar la preclusión en el caso Uribe. La cobardía de una institución decadente. Volveremos a derrotarlos", reaccionó el abogado Miguel del Río, informaron el medio local Blu Radio y la agencia de noticias Europa Press.

Uribe, quien gobernó Colombia entre 2002 y 2010, estuvo bajo arresto domiciliario por este caso durante dos meses en 2020. Desde entonces continúa vinculado al proceso y ha reiterado que es inocente.

El caso se remonta a 2012, cuando en un debate parlamentario el senador del partido de izquierda Polo Democrático Alternativo Iván Cepeda relacionó a Uribe con el surgimiento del paramilitarismo en Antioquia y el auge del narcotráfico en el país.

Ante esas acusaciones, Uribe denunció a Cepeda ante la Corte Suprema por el presunto uso de falsos testigos y lo inculpó de buscar a exparamilitares en las cárceles y convencerlos para que declararan en su contra.

Sin embargo, el entonces magistrado auxiliar de la Sala Penal de Colombia, José Luis Barceló, decidió archivar en febrero de 2018 la denuncia y consideró que había elementos para abrir una investigación al expresidente por supuesta manipulación de testigos contra Cepeda.

Desde entonces, se abrieron dos investigaciones contra Uribe, una por presionar presuntamente a antiguos paramilitares para que declararan contra Cepeda y otra por sobornar al exparamilitar Juan Guillermo Monsalve para que se retractara de sus afirmaciones que vinculan al expresidente con la creación de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) en Antioquia. (Télam)