La escasez de combustible en el Reino Unido por la falta de choferes de vehículos de transporte pesado puede durar una semana más, ya que la demanda sigue siendo fuerte, reconoció hoy un funcionario del Gobierno británico.

"Todavía estamos viendo una fuerte demanda en varias partes del país en torno al combustible. El mecanismo de distribución está tratando de responder a esta demanda sin precedentes", dijo hoy el secretario de Estado Kit Malthouse, a la cadena BBC.

Sugirió que la vuelta a la normalidad podría durar una semana o más, por lo que automovilistas podrían enfrentarse nuevamente a continuar haciendo largas colas en las estaciones de servicio.

En Londres, sureste, el noroeste y el centro de Inglaterra están actualmente con niveles de combustible por debajo del 20%, informó el Gobierno.

Según Malthouse, la situación se está estabilizando y aseguró que están viendo más estaciones de servicio con un mayor suministro de combustible.

"Creo que si las cosas empezaran a deteriorarse más, obviamente el primer Ministro y el Secretario de Estado de Energía, cuya responsabilidad es ésta, tendrán que revisar la situación", agregó.

Click to enlarge
A fallback.

Sin embargo desde la Asociación de Minoristas de Combustible (PRA), el suministro en los surtidores sigue siendo escaso, con un 27% de las estaciones que se quedaron completamente sin combustible.

La PRA informó que, si bien continúan recibiendo más entregas de combustible, este se está agotando más rápido de lo habitual debido a "una demanda sin precedentes",

Los problemas con el abastecimiento debido a la escasez de conductores del transporte de carga que provenían de la Unión Europea (UE), atribuidos a la pandemia, y agravados por el Brexit, ya que muchos trabajadores europeos decidieron abandonar el Reino Unido, se están extendiendo también a otras áreas.

La situación está afectando a las cadenas de suministro de diversos bienes y servicios, como supermercados, taxistas y también al sector de la salud, con profesionales y ambulancias paralizados por la falta de combustible.

Mientras tanto, el Gobierno a cargo del primer ministro Boris Johnson adelantó que planea utilizar al Ejército para abordar algunos de los problemas de entrega en los próximos días, así como otorgar 10.500 visas temporales a choferes y trabajadores de camiones en el extranjero, a quienes se les permitirá trabajar en el Reino Unido hasta la víspera de Navidad.

Según la BBC, Una encuesta de Road Haulage Association (RHA) entre sus miembros, estima que ahora hay una escasez de más de 100.000 choferes calificados de vehículos pesados en el Reino Unido.

Ese número incluye a miles de choferes de estados miembros de la Unión Europea (UE) que anteriormente vivían y trabajaban en el Reino Unido.

También otra encuesta elaborada por la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS) estima que hubo 16.000 ciudadanos de la UE menos trabajando como choferes de vehículos pesados ​​en el año que finalizó en marzo de 2021, respecto del año anterior.

Incluso antes de la pandemia, la escasez estimada general era de unos 60.000 trabajadores.

La pandemia también generó un gran retraso en los exámenes de los conductores de vehículos pesados.

La escasez en este rubro está afectando a toda Europa, pero en el Reino Unido el problema se agravó por el Brexit, ya que muchos europeos regresaron a sus países de origen o decidieron trabajar en otro lugar y ahora no pueden o no quieren regresar debido a las nuevas reglas de inmigración que dificultan y demoran el ingreso al territorio británico, cuando antes entraban y salían libremente. (Télam)