La embajadora de México en Bolivia, María Teresa Mercado, se reunió hoy con el canciller boliviano tras reasumir su cargo un año después de haber sido expulsada por el anterior Gobierno de facto de Jeanine Áñez que la declaró persona "no grata".

El jefe de la diplomacia de Bolivia, Rogelio Mayta, quien superó días atrás un cuadro de coronavirus, dijo en su cuenta en Twitter que recibió en su despacho en La Paz "la grata visita de la embajadora de México en Bolivia".

"Conversamos sobre el fortalecimiento de nuestra balanza comercial, la celebración de los 190 años de inicio de relaciones diplomáticas y la supresión de visa para viajes, entre otros" temas, agregó.

La diplomática retornó esta semana a Bolivia y su primer acto oficial fue visitar al canciller boliviano, reportaron medios locales y la agencia de noticias AFP.

Mercado dejó Bolivia el 31 de diciembre de 2019, días después de ser declarada persona "no grata" por el Gobierno de Áñez, sucesora de Evo Morales tras el golpe de Estado.

Áñez expulsó a Mercado al involucrarla con un supuesto plan de funcionarios de seguridad de la embajada de España, quienes según su testimonio llegaron encapuchados a la residencia mexicana para facilitar la huida de excolaboradores del Gobierno de Morales que estaban asilados.

Al marcharse de Bolivia, Mercado se declaró "orgullosa" de servir a su país y "de sus principios y tradición de asilo". Los funcionarios españoles también fueron expulsados del país andino.

Entre los siete asilados estaban los exministros de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, de Justicia, Héctor Arce, y de Defensa, Javier Zavaleta, a quienes Áñez les negó los salvoconductos para salir del país, alegando que había cargos judiciales en su contra.

Todos ellos abandonaron la residencia mexicana tras la llegada del nuevo presidente, el izquierdista Luis Arce, delfín de Morales, en noviembre de 2020. (Télam)