La coalición de derecha que encabeza todas las encuestas en Italia para la elección que el próximo domingo renovará las dos Cámaras del Parlamento y servirá para empezar a definir el nuevo Gobierno del país tuvo hoy su último acto de campaña en Roma, en un evento en el que los tres líderes del sector, Giorgia Meloni, Matteo Salvini y Silvio Berlusconi, volvieron a compartir escenario tras más de dos años y se mostraron confiados en la victoria.

Meloni, favorita para quedarse con el primer lugar con su partido Hermanos de Italia, se mostró convencida en que el espacio alcanzará "un Gobierno que permanecerá unido en el poder por cinco años, le guste o no a la izquierda" durante su discurso en la Plaza del Pueblo romana, en donde mañana cerrará su campaña la centroizquierda.

En caso de una victoria de la derecha, Meloni podría convertirse en la primera mujer premier de la historia del país. "Queremos garantizar gobernabilidad, estabilidad y una relación directa entre representante y representados", argumentó luego al prometer que avanzarán hacia una reforma que promueva el voto directo del Presidente, hoy elegido por el Parlamento.

La última vez que los tres líderes derechistas habían estado juntos fue el 24 de enero de 2020, en la Plaza del Pueblo en Rávena, antes de las elecciones regionales en Emilia-Romaña.

"Han dicho que damos miedo. ¿Pero a quién? No queremos sustituir un sistema de poder de la izquierda por uno nuestro. Queremos servir a las instituciones", planteó la líder derechista, que con Hermanos de Italia cerrará mañana su campaña en Nápoli, en medio de la disputa de los partidos políticos por el voto de los habitantes del Sur italiano.

Antes de Meloni, Salvini, líder de la Liga, había lanzado la que consideró la "primera medida" del eventual Gobierno de derecha: "Pondremos un techo a los precios de la energía y el gas", planteó.

Tras prometer "un programa compartido, un destino común" y asumir "el compromiso de gobernar bien y juntos por cinco años", Salvini adelantó además que, en caso de llegar al Ejecutivo, su bloque propondrá un programa de incentivos impositivos a la natalidad para "que quien tiene más hijos pague menos impuestos".

"Repoblemos nuestros pueblos ayudando a nuestros jóvenes a tener más hijos y no haciendo desembarcar migrantes", aseveró, dando una nueva prueba de que en caso de una victoria de la derecha buscará volver al Ministerio del Interior que ya ocupó entre 2018 y 2019 y desde el que promovió una férrea política migratoria.

En ese marco, recordó que por haber bloqueado el desembarco de personas socorridas en alta mar enfrenta un proceso por el que le pueden corresponder 15 años de prisión. "Lo hice para defender al país y volvería a hacerlo", sostuvo, en un discurso en el que no ahorró críticas "a Berlín, a París y a Bruselas", en referencia a los supuestos poderes contrarios a la coalición.

Al abrir el acto, el cuatro veces premier Berlusconi fue presentado como "el creador de la centroderecha en Italia" y basó su discurso en repasar algunas de las políticas que implementó durante sus Ejecutivos. En ese marco, el que fue en 2008 el último premier elegido de forma directa por los italianos antes de la seguidilla de Gobiernos formados por acuerdos parlamentarios, pidió "que Italia no sea gobernada por la izquierda".

El líder de Fuerza Italia, actual eurodiputado y candidato a Senador el domingo, pidió votar a la coalición de derecha para "evitar una invasión descontrolada de inmigrantes".

"Queremos una Europa mejor, de verdad para los ciudadanos", agregó luego el dirigente de 85 años.

Antes del acto, Meloni y Salvini se habían cruzado por la conformación del eventual Gabinete de ministros en caso de que lleguen al Gobierno.

"La lista de ministros la vamos a hacer juntos: somos un equipo", planteó Salvini en un acto de campaña en el norte del país.

Salvini se sitúa en las encuestas en torno al 10% de los votos y ya reclamó para su espacio el Ministerio del Interior que ocupó entre 2018 y 2019 y desde el que desarrolló la denominada política "de puertos cerrados" para restringir la inmigración y la llegada de personas rescatadas en el Mediterráneo.

Meloni, que con su fuerza se sitúa en torno al 25% de las preferencias en las encuestas, planteó, en cambio, que ya tiene "pronta" la lista de ministros en caso de una victoria de la alianza que forma con Salvini y el expremier Berlusconi.

"No hay mujeres u hombres solos que manden, el equipo se construye juntos", enfatizó Salvini según reproduce el diario La Repubblica.

Por el momento, Meloni se limitó a plantear que "no habrá ministros de Draghi" en su eventual Gabinete, en referencia al Ejecutivo "de unidad nacional" que encabezó el economista Mario Draghi desde febrero de 2021 hasta su renuncia en julio con apoyo de todas las grandes fuerzas del país menos Hermanos de Italia. (Télam)