La Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos objetó hoy que el gobierno del presidente Joe Biden se niegue a confirmar que la CIA torturó a un detenido en Polonia que presuntamente pertenecía a Al Qaeda pese a la amplia difusión pública del hecho que, según una magistrada del máximo tribunal, torna "ridícula" la postura del Ejecutivo.

También cuestionó que el detenido Abu Zubaydah, un palestino nacido en Arabia Saudita, permanezca incomunicado en la prisión militar estadounidense en la bahía cubana de Guantánamo sin haber sido acusado después de casi dos décadas bajo custodia norteamericana.

En un caso centrado en "secretos de Estado", Abu Zubaydah, de 50 años, busca que la Corte obligue a dos psicólogos que dirigieron los interrogatorios de la CIA a testificar en su caso contra Polonia, donde se encontraba detenido en 2002-03 como presunto funcionario de alto nivel de Al Qaeda involucrado en los ataques del 11 de septiembre de 2001.

Un informe de 2014 del Senado norteamericano y declaraciones de funcionarios polacos documentaron la tortura y el lugar donde sucedió.

El abogado de Abu Zubaydah, David Klein, quiere que los dos psicólogos, ambos excontratistas de la CIA, confirmen detalles del trato que recibió y la ubicación del lugar de los hechos, consignó la agencia de noticias AFP.

Pero la CIA y el Departamento de Justicia argumentaron que el "privilegio de los secretos de Estado" les permite bloquear el testimonio para proteger la información relacionada con la seguridad nacional, incluida la cooperación de Polonia con ese órgano de seguridad.

Click to enlarge
A fallback.

"En cierto punto se vuelve un poco ridículo", calificó la jueza Elena Kagan sobre la apelación al secreto de Estado.

"Si todo el mundo sabe cuál es este secreto, creo que deberíamos cambiarle el nombre", propuso.

Al mismo tiempo, los jueces le preguntaron a Klein por qué necesita el testimonio si lo que sucedió ya no es secreto.

"Estamos buscando testimonios de testigos presenciales, quiero traer eso a la luz", dijo sobre el programa de tortura.

Los socios de inteligencia de Estados Unidos verán el testimonio de los dos psicólogos "como un grave abuso de confianza", lo que dificultará la obtención de una mayor cooperación en el futuro, argumentó el letrado del gobierno, Brian Fletcher.

Sin embargo, los jueces cuestionaron este argumento al sostener que la información ya era pública y difícilmente un secreto de Estado, incluso si la CIA se niega a confirmarla.

Además, los dos psicólogos, James Mitchell y Bruce Jessen, ya testificaron sobre aspectos del programa de interrogatorios en otros dos lugares, incluido un caso de Guantánamo.

Abu Zubaydah, cuyo nombre completo es Zayn Al Abidin Muhammad Husayn, fue el primero de varios detenidos sometidos al llamado "interrogatorio mejorado" de la CIA a raíz del 11 de septiembre.

Lo sumergieron 83 veces en agua, según el informe del Senado, y sufrió otros abusos físicos. Fue enviado a Guantánamo en 2006 y nunca fue acusado.

El informe del Senado dijo que la CIA admitió que él nunca fue miembro de Al Qaeda y que no participó en la planificación de los ataques del 11 de septiembre.

Los tribunales estadounidenses rechazaron sus peticiones de hábeas corpus desde entonces, y el sistema de justicia militar estadounidense se negó a liberarlo, por lo que en 2010 puso una demanda en Polonia para responsabilizar al gobierno de ese país por el trato que recibe.

El juez Neil Gorsuch cuestionó por qué Abu Zubaydah no puede testificar sobre su trato, bloqueado por las regulaciones de Guantánamo.

"¿Cuál es la objeción del gobierno a que el testigo testifique sobre su propio comportamiento?", preguntó.

"No entiendo por qué sigue allí después de 14 años", agregó su colega Stephen Breyer. (Télam)