La Comisión Europea exigió hoy el desembarco "inmediato" de los 234 migrantes rescatados hace dos semanas por el buque Ocean Viking, para evitar "una tragedia humanitaria", luego de que la nave solicitara sin éxito un puerto seguro a Francia tras le negativa de Italia de permitirles llegar a tierra.

El navío operado por la ONG SOS Mediterranee se vio obligado a abandonar las aguas de Sicilia y navegar hacia Francia después de que Italia se negara a dejarlo desembarcar.

Las autoridades italianas afirman que Francia está dispuesta a aceptar a los migrantes, pero París advirtió que el barco está en aguas italianas y calificó la decisión de negar el desembarco como "inaceptable", informó la agencia de noticias AFP.

La ONG alertó de la situación "crítica" que se vive abordo y avisó que si no podían desembarcar pronto a los migrantes, habría "consecuencias graves, incluso el riesgo de pérdida de vidas humanas"; además de agotar física y psicológicamente al equipo en el barco.

Tras la alerta del Ocean Viking, el Ejecutivo comunitario emitió un comunicado para "llamar al desembarco inmediato, en el lugar seguro más cercano, de todas las personas rescatadas y que están a bordo" del buque.

"La situación en la embarcación ha alcanzado un nivel crítico y necesita ser tratado de manera urgente para evitar una tragedia humanitaria", completa el texto, que insiste en que la "obligación legal de rescatar y salvar las vidas en alta mar es clara e inequívoca, independientemente de las circunstancias que llevaron a estas personas a encontrarse en una situación de peligro".

Además, la Comisión apunta el principio de "cooperación sincera" entre Estados miembro y les pide trabajar juntos para asegurar una "respuesta común", siendo conscientes de que la vida es algo "sagrado".

Sin embargo, desde que el nuevo Gobierno italiano de ultraderecha de Giorgia Meloni decidió negar el desembarco de varios barcos que rescataron a migrantes en alta mar, el Ejecutivo comunitario se limitó a recordar de manera general a los Estados miembro que es su "deber moral" y "obligación legal" rescatar a estas personas.

El comunicado no hace referencia a Francia o al nuevo gobierno de extrema derecha de la primera ministra italiana, pero deja claro que los gobiernos tienen la obligación legal de ayudar a las personas que están en peligro en el mar.

El Alto Comisario de la ONU para los Derechos Humanos, Volker Türk, dijo que "la política no debe hacerse en detrimento de las personas en peligro".

"Los migrantes necesitan nuestra ayuda incondicional, la humanidad lo exige", añadió.

Bruselas también concede que es importante proporcionar apoyo a los países que reciben regularmente llegadas irregulares desde el mar y recuerda que por la vía del mecanismo voluntario de solidaridad hay algunas plazas de acogida disponibles para trasladar a otros Estados miembro a algunos de los migrantes llegados a estos países en primera línea.

"El Gobierno italiano está cumpliendo con todas las convenciones internacionales y la prohibición impuesta a estos barcos de ONG de permanecer en aguas italianas, más allá del período necesario para garantizar las operaciones de rescate y asistencia a personas frágiles, está justificada y es legítima", aseguró ayer Meloni ante representantes de su fuerza política, el partido de ultraderecha Hermanos de Italia, informan los diarios La Repubblica y La Stampa.

"A bordo de estos barcos no hay náufragos, sino migrantes", denunció ayer al defender la decisión de su Gobierno de rechazar el desembarco de todas las personas presentes a bordo de los barcos de organizaciones que operan en el Mediterráneo. (Télam)