La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) insistió anoche ante Colombia sobre la importancia de que se le permita una visita al país para evaluar la situación de Derechos Humanos en el marco de la represión a las protestas antigubernamentales, iniciativa a la que, hasta ahora, el Gobierno de Iván Duque se ha negado.

Esta es una nueva petición de la comisión, que desde el 14 de mayo ha reclamado su ingreso en el país para evaluar denuncias de abuso policial, si bien anteayer, durante una reunión en Washington con la secretaria ejecutiva de la CIDH, María Claudia Pulido, la vicepresidenta y ministra de Exteriores colombiana , Marta Lucía Ramírez, negó la entrada de la comisión "en este momento".

"El Estado colombiano enviará toda la información solicitada recientemente por la Comisión, garantizándole a este organismo el acceso transparente a la información oficial y unificada de todas las entidades del Estado", manifestó la Cancillería en una declaración.

En el marco de la situación en Colombia, la comisión se reunió ayer con la Defensoría del Pueblo, que le entregó un informe con 236 denuncias de vulneraciones de Derechos Humanos en el contexto de las marchas que ha registrado en su sistema de quejas, 174 de ellas con agentes de la Policía como presuntos responsables.

La Defensoría también informó a la CIDH de 106 actos de violencia de género, 23 de violencia sexual y dos de presunta violación sexual, informó Caracol Radio.

El reclamo de la Comisión se conoció pocas horas después de un incidente vivido en el aeropuerto de Bogotá por una delegación argentina que tiene la misma misión que tendría la de la CIDH, que terminó con la deportación del dirigente social Juan Grabois. (Télam)