La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó hoy su “preocupación por el incremento de personas que se vieron forzadas a salir de Nicaragua y solicitar protección internacional” por la “grave crisis de derechos humanos que persiste en el país”, e instó a los Estados vecinos a “adoptar medidas que aseguren la protección integral” de esos migrantes.

La CIDH reveló que todo el año “recibió información sobre el incremento de personas nicaragüenses en desplazamiento forzado debido a la intensificación de la represión y el clima de temor y persecución que se mantiene en el país en contra de todas las personas consideradas opositoras al gobierno”.

El organismo citó, a modo de ejemplo, que Costa Rica recibió 39.000 solicitudes de ingreso y que 50.722 personas intentaron entrar a Estados Unidos, y según datos de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), “desde el inicio de la crisis en abril de 2018, más de 110.000 personas se habrían visto forzadas a huir de Nicaragua y solicitar protección internacional”.

Lamentó la CIDH que “en muchos casos, las personas desplazadas de manera forzosa habrían sido víctimas de amenazas directas de detención por agentes de la Policía Nacional o simpatizantes del gobierno” y en otros casos “indicaron vivir en un clima de temor y zozobra por la constante presencia de agentes de la Policía Nacional en sus domicilios, actos de seguimiento y vigilancia, e inclusive la negativa para trasladarse a otros departamentos”.

Un comunicado publicado en el sitio del organismo detalla que “entre los principales grupos que han huido de Nicaragua” se cuentan defensores de derechos humanos y periodistas, estudiantes que participaron en las movilizaciones de abril de 2018, representantes legales de presos, trabajadoras de la salud opositores a las políticas del gobierno, amnistiados en 2019, familiares de detenidas o asesinados en el contexto de la crisis y, en general, “líderes y lideresas políticas y de movimientos sociales que fueron amenazadas ante la continuación de las detenciones arbitrarias”.

Finalmente, la Comisión llamó a “la solidaridad regional e internacional para atender los riesgos que enfrentan las personas en el contexto de movilidad humana por la grave situación de derechos humanos en Nicaragua”.

Click to enlarge
A fallback.

Reiteró además su reclamo al Gobierno de Daniel Ortega de “cesar de manera inmediata la realización de actos de persecución en contra de personas consideradas como opositoras”.

La CIDH se viene pronunciando desde abril de 2018, cuando comenzaron las protestas que se zanjaron con una cifra de muertos que difiere enormemente entre la del Ejecutivo y la de las organizaciones. (Télam)