La Asamblea Nacional (AN, Parlamento) de Ecuador aprobó casi por unanimidad la destitución de la que era su vicepresidenta segunda, Bella Jiménez, acusada de gestión de cargos públicos y cobros indebidos.

Con 131 votos a favor y una abstención –la de la propia acusada-, el pleno de la Asamblea exhibió unanimidad en las bancadas para expulsar a Jiménez del cuerpo, apenas 5 meses después de su asunción.

La acusación estuvo a cargo de Alejandro Jaramillo, de Izquierda Democrática, y Victoria Desintonio, Unión para la Esperanza.

En su descargo, Jiménez lanzó acusaciones contra la presidenta de la Asamblea, Guadalupe Llori (Pachakutik), y a sus asesores, contra sus pares Jaramillo, Luis Marcillo, Rocío Guanoluisa y Eckenner Recalde y advirtió que se violaron sus derechos para acusarla.

“Si se van a violar los derechos de la presunción de inocencia nos vamos a ir media Asamblea a la casa, señores. ¿De qué estamos hablando si aquí en la Asamblea hay asambleístas que tienen glosas, denuncias, juicios pendientes, juicios de alimentos?”, se preguntó.

En su estrategia de acusar al resto, señaló que el titular del Comité de Ética, José Chimbo, tiene una causa por peculado y que el correista Ronny Aleaga otra por no pagar pensiones alimenticias a su hijo.

Click to enlarge
A fallback.

Desintonio dijo haber demostrado con comprobantes y cheques de que Jiménez recibió depósitos a cambio de puestos en la Asamblea. “Que este sea un ejemplo de lo que no se debe hacer”, mencionó.

Para la salida de Jiménez del cuerpo se necesitaba una mayoría calificada de 92 votos, pero hubo 131 más su abstención, porque se registraron 5 ausencias. (Télam)