La provincia separatista serbia de Kosovo e Israel anunciaron hoy que normalizaron sus relaciones y que el territorio europeo de mayoría musulmana abrirá una embajada en Jerusalén.

"Hoy hacemos historia, establecemos relaciones diplomáticas entre Israel y Kosovo", dijo el canciller israelí, Gabi Ashkenazi, durante una ceremonia con responsables kosovares celebrada de manera virtual.

"Es la primera vez que se establecen relaciones diplomáticas por Zoom", agregó el ministro, citado por la agencia de noticias AFP.

Esta normalización de relaciones se inscribe en la serie de acuerdos similares entre Israel y cuatro países árabes -Emiratos Árabes Unidos (EAU), Bahréin, Sudán y Marruecos- que sin embargo no reconocieron a Jerusalén como capital israelí.

Israel reconoció oficialmente a Kosovo, territorio europeo mayoritariamente musulmán, que proclamó su independencia en 2008, como un estado independiente.

A diferencia de Serbia, Rusia, China, España y la mayoría de los países de América, Asia y África, 90 de los 193 miembros de Naciones Unidas reconocieron a Kosovo y su declaración de independencia, que contó con el apoyo de Estados Unidos.

Kosovo reconoció como capital de Israel a la ciudad de Jerusalén, donde abrirá en los próximos meses una representación diplomática.

El expresidente estadounidense Donald Trump había anunciado en septiembre un acuerdo para que el Estado hebreo fuera reconocido por Kosovo, así como la apertura por éste de una embajada en Jerusalén.

Durante su mandato, Trump dio un giro en décadas de política exterior estadounidense trasladó de Tel Aviv a Jerusalén la embajada de su país ante Israel.

Los palestinos reclaman el sector este de Jerusalén como capital de su futuro Estado.

La inmensa mayoría de los países considera que el estatus de Jerusalén debe resolverse en negociaciones entre Israel y Palestina y tienen entonces en Tel Aviv sus embajadas ante Israel.

(Télam)