La líder opositora peruana Keiko Fujimori anunció hoy que su partido, segunda bancada del Congreso, apoyará un pedido de destitución contra el presidente izquierdista Pedro Castillo, permanentemente hostigado por fuerzas derechistas y descontentos de su propio espacio, a menos de cuatro meses de su llegada al poder.

"En Fuerza Popular creemos que este gobierno viene demostrando una permanente incapacidad para conducir el país. Por ese motivo, la Bancada de FP (Fuerza Popular) ha decidido firmar la moción de vacancia presidencial", expresó Fujimori a través de su cuenta de Twitter.

La postura, que compromete a sus 24 congresistas, le da un impulso vital a la solitaria propuesta de la congresista conservadora Patricia Chirinos, quien había exhortado ayer a juntar las 26 firmas necesarias para hacer posible lo que usualmente se denomina "golpe blando", en este caso contra Castillo.

Poco antes del anuncio, el partido de ultraderecha Renovación Popular hizo público también su apoyo con sus nueve congresistas, reseñaron medios locales y la agencia de noticias AFP.

La posible destitución de Castillo fue puesta a consideración desde el día siguiente de su elección, cuando los partidos de derecha cuestionaron su victoria a los gritos de fraude a pesar del aval dado a los resultados por las autoridades electorales y observadores internacionales de la OEA y la Unión Europea.

Castillo, un maestro rural y sindicalista, se impuso por un margen estrecho de 44.000 votos en el balotaje de junio sobre Fujimori.

Click to enlarge
A fallback.

"Hay un sector del Congreso que tiene decidido empujar la vacancia", señaló el analista Jeffrey Radzinski, citado por el diario La República.

Mientras, la dirigente izquierdista Verónika Mendoza, que integra la coalición en el poder, recordó que "desde el día uno del Gobierno del presidente empezaron a hablar de vacancia".

Castillo, quien asumió el pasado 28 de julio y cuyo mandato finaliza en julio de 2026, es objeto de críticas por su falta de rumbo y constantes devaneos ministeriales.

En menos de 120 días de gestión cambió a una docena de ministros y el oficialista partido Perú Libre, que es la primera minoría del Congreso con 37 votos, se ha dividido.

El pedido de destitución necesita el respaldo de 26 legisladores para ser presentado al pleno del Congreso, pero luego se requiere el 40% de votos a favor entre los congresistas asistentes para llevarlo a debate.

Para remover al presidente se necesitan 87 votos entre un total de 130 parlamentarios.

En noviembre de 2020 el presidente Martín Vizcarra fue despojado del poder en un proceso exprés en el Congreso y en marzo 2018 Pedro Pablo Kuczysnki, renunció a la presidencia en vísperas de un segundo intento de destitución tras salir airoso de uno en diciembre de 2017.


(Télam)