El presidente de México, Andrés López Obrador, le transmitió hoy a la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, la intención de su país de “sumar voluntades en el combate al tráfico de personas y protección de los derechos humanos, sobre todo de niñas y niños”, en una charla telefónica que hicieron pública ambos gobiernos.

"Existe disposición de nuestra parte para sumar voluntades en el combate al tráfico de personas y protección de los Derechos Humanos, sobre todo de niñas y niños", escribió López Obrador en su cuenta de la red Twitter.

De la conversación participó también el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, según muestra la foto que publicó el mandatario.

El de hoy fue el segundo diálogo entre los gobiernos de México y Estados Unidos en materia migratoria, porque en enero el presidente Joe Biden, como parte de su llegada a la Casa Blanca, mantuvo conversaciones con varios mandatarios, entre ellos López Obrador.

Pero ahora Harris es la encargada de tratar estos asuntos después de que el presidente Biden le encargara la gestión de la crisis en la frontera, en la que, solo en marzo fueron detenidas más de 171.000 personas llegadas principalmente desde el llamado Triángulo Norte Centroamericano, que integran Honduras, El Salvador y Guatemala.

El comunicado emitido por la Casa Blanca y citado por la agencia DPA señaló que Harris agradeció a López Obrador "su cooperación en temas migratorios" y acordaron "continuar trabajando juntos para abordar las causas fundamentales de la migración" desde estos tres países, entre ellas "la pobreza, la violencia y la falta de oportunidades económicas".

El 25 de marzo último la crisis migratoria monopolizó la primera conferencia de prensa del presidente Biden. El mandatario aseguró ahí que la mayoría "abrumadora" de los migrantes que llegan cada día a la frontera sur con México estaban siendo enviados de regreso a sus países.

Se estima que más de 400.000 niños sin sus padres cruzaron la frontera desde 2003.

La última actualización de las autoridades migratorias estadounidenses cifran en al menos 19.000 el número de menores no acompañados que pidieron asilo.

La cuestión también formó parte de la agenda que el enviado especial de Estados Unidos para el Triángulo Norte de Centroamérica, Ricardo Zúñiga, cumplió ayer y hoy en Guatemala. (Télam)