La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, acompañada de una delegación de alto nivel, viajaron hoy para entrevistarse con el nuevo líder de Emiratos Árabes Unidos con miras a enmendar los vínculos entre Washington y este rico Estado del Golfo.

Harris, que está acompañada por los secretarios de Estado Antony Blinken, y de Defensa Lloyd Austin, así como por el jefe de la CIA William Burns, encabeza la mayor delegación estadounidense en visitar Emiratos desde que el presidente Joe Biden asumiera el cargo el año pasado.

El emir de Abu Dhabi, Mohamed bin Zayed, conocido como MBZ, fue electo presidente de la federación el sábado, un día después de la muerte de su hermano Jalifa bin Zayed.

"MBZ" dirigía de hecho el país desde hace años, dado el estado de salud de su hermano.

En el encuentro Harris felicitó al nuevo líder y también le expresó sus condolencias.

La vicepresidenta estadounidense destacó además que los Emiratos son un "amigo y un socio" de Washington y que la delegación busca "reafirmar el compromiso compartido" en temas de "seguridad y la prosperidad", afirmó, según la agencia de noticias AFP.

Varios líderes del mundo acudieron a Abu Dhabi para expresar sus condolencias, una muestra de la creciente importancia de los Emiratos.

Esta importante delegación norteamericana parece tener como misión reparar las relaciones, algo deterioradas desde que Biden remplazó a Donald Trump en la Casa Blanca en enero de 2021.

Las relaciones se vieron afectadas por la negativa de Abu Dhabi en condenar la invasión rusa a Ucrania, y por la reapertura de las negociaciones indirectas de Estados Unidos con Irán, a quien los Estados del Golfo acusan de crear inestabilidad regional.

Yusef al Otaiba, el embajador emiratí en Estados Unidos, reconoció en marzo que las relaciones entre los dos países estaban sometidas a una prueba "de estrés".

Por su parte, Blinken, que llegó hoy a Abu Dhabi a primera hora, antes que el resto de la delegación, expresó sus "cálida felicitación" al nuevo presidente de Emiratos.

Emiratos alberga tropas de Estados Unidos, pero también se ha acercado política y económicamente a Rusia en los últimos años.

Tras un período de estrechas relaciones bajo la administración de Donald Trump, la política de Biden viró hacia mayores exigencias en materia de derechos humanos y acuerdos sobre armas.

Las relaciones se vieron aún más dañadas cuando Emiratos se abstuvo de votar una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU exigiendo la retirada de Rusia de Ucrania. (Télam)