El Poder Judicial de Perú rechazó hoy un recurso de hábeas corpus que buscaba la excarcelación de la cuñada del presidente Pedro Castillo, Yenifer Paredes, quien cumple 30 meses de prisión preventiva mientras es investigada por presuntos delitos de corrupción y lavado de activos.

"El Segundo Juzgado Constitucional de la Corte Superior de Justicia de Lima (CSJL) declaró improcedente hábeas corpus presentado a favor de Yenifer Paredes contra la fiscal de la Nación (fiscal general) y el juez Johnny Gómez Balboa, donde solicitaba la nulidad de su proceso y su inmediata libertad", indicó la CSJL en Twitter.

La solicitud, presentada el pasado 31 de agosto por el abogado defensor Hillmer Riveros, exigía la anulación de la prisión preventiva dictada contra Paredes por supuestos vicios procesales en su detención y encarcelamiento.

En concreto, el hábeas corpus alegaba que no se había respetado su “derecho de contar con un juez natural dentro de un debido proceso”, reportó el diario La República.

Sin embargo, el juez Jorge Valencia López, encargado de tratar el pedido, desestimó dichos alegatos.

Paredes fue condenada a 30 meses de prisión preventiva el pasado 28 de agosto a pedido de la Fiscalía, mientras la justicia investiga si la cuñada del mandatario peruano cometió delitos de corrupción.

La joven, de 26 años, está acusada de integrar una red de corrupción presuntamente liderada por el presidente de izquierda, que rechaza los cargos y los atribuye a una campaña de la oposición conservadora para sacarlo del poder.

La hermana de la primera dama, que podría enfrentar una pena de 23 años, se había entregado a las autoridades el 10 de agosto después de que efectivos de la Fiscalía llevaran adelante varios allanamientos para detenerla, entre ellos uno en la sede del Gobierno.

Según pesquisas de la Fiscalía a partir de investigaciones de medios locales, Paredes usó empresas de dos amigos suyos, los hermanos Hugo y Angie Espino, para ganar licitaciones en forma amañada.

Las investigaciones determinaron además que los Espino visitaron el Palacio de Gobierno en la época de las presuntas maniobras y que recibieron autorización de ingreso de parte de la primera dama, por lo que ésta también quedó en la mira.

Huérfana de madre desde muy temprano, Paredes quedó al cuidado de su hermana, la primera dama, quien le lleva 23 años y que para entonces ya estaba casada con el hoy el mandatario, por lo que creció como hija de la pareja.

En la causa también es investigado José Medina, alcalde de Anguía, un pueblo de la región norteña de Cajamarca, de la que es oriunda la familia de Castillo.

La Fiscalía peruana también ha abierto una investigación al jefe de Estado por ser presunto miembro de la organización.

En total, Castillo enfrenta cinco investigaciones por presuntos delitos de corrupción, según la agencia de noticias Sputnik. (Télam)