La Justicia jordana prohibió hoy la publicación de cualquier informe sobre la investigación en marcha sobre el caso del intento de sedición en el palacio real, en el que estaría implicado el príncipe Hamza, hermanastro del rey Abdullah II.

La orden fue dictada por el fiscal general de Amán, quien intenta poner fin a este episodio inédito en los anales del reino gobernado por el linaje árabe hachemita, descendiente del profeta Mahoma.

"Con el fin de respetar el secreto de la investigación de los servicios de seguridad sobre el príncipe Hamza y otros, (se ha decidido) prohibir la publicación de todo lo relacionado con esta investigación en este momento", aseguró el fiscal Hasan al-Abdalat.

"La prohibición de publicación concierne a todos los medios audiovisuales y redes sociales, así como a las imágenes o videos relacionados con este tema, bajo pena de juicio penal", agregó el fiscal en un comunicado, informó la agencia de noticias AFP.

La prohibición fue decretada por la justicia mientras la rivalidad entre partidarios del príncipe Hamza y los del rey Abdullah se refleja en las redes sociales a golpe de fotos y de videos.

La crisis en Jordania estalló el sábado con la acusación contra el príncipe Hamza de "actividades" contra el reino y el arresto de varias personalidades, entre ellas Basem Awadallah, antiguo asesor del rey, según las autoridades por "razones de seguridad".  

El príncipe Hamza desmintió esas acusaciones sobre su implicación en una intentona de sedición.

Hijo mayor del rey Hussein y la reina Noor, Hamza había denunciado en videos y en Twitter que estaba bajo "arresto domiciliario" en su palacio de Amán, pero negó haber participado en un complot y acusó a las autoridades de "corrupción" e "incompetencia". 

Sin embargo en carta firmada ante miembros de la familia real y publicada ayer por la noche en un comunicado de palacio real, escribe: "A la luz de los acontecimientos de los últimos días, sigo siendo fiel a la herencia de mis antepasados y apoyaré siempre al rey y al príncipe heredero".

Esta reunión familiar se celebró en la casa del príncipe Hasan --hermano del exrey Hussein y tío del actual soberano--, quien llevó a cabo una mediación a solicitud de Abdullah II.

El príncipe Hasan, de 74 años, pasó por la misma situación problemática que el príncipe Hamza, de 41 años.

El rey Hussein había reemplazado al príncipe Hasan, príncipe heredero durante 34 años, algunos días antes de su muerte, por su hijo Abdullah II, hoy en el trono.

A su vez, Hamza, elegido como príncipe heredero a la muerte de su padre en 1999, fue excluido de esta posición en 2004.

El príncipe Hamza debió ceder bajo la presión de su tío, según los expertos, pero no ha retirado sus virulentas críticas sobre la manera en que el país es dirigido.

Varios mensajes de apoyo al rey Abdullah II fueron enviados del extranjero.

Hoy el jefe de la diplomacia jordana Ayman Safadi recibió en Amán a su homólogo saudita Fayzal ben Farhan que le transmitió un mensaje de apoyo del rey Salman.

Los dos ministros afirmaron que "la seguridad y la estabilidad de los dos reinos son indivisibles". (Télam)