Un niño de 12 años logró hoy que la Justicia de Países Bajos fallara a su favor en una denuncia contra su padre por no querer darle el permiso necesario para vacunarse contra el coronavirus, una sentencia que lo autoriza ahora a recibir la inyección de inmediato, aunque su progenitor la apele.

El menor quiere limitar el riesgo de contagio, en especial a su abuela, que tiene un tumor metastásico de pulmones y a quien no puede visitarla porque "está convencido" de que una infección tendría en ella consecuencias mortales, argumentó el tribunal de la ciudad de Groninga, en el norte de Países Bajos.

Los padres del niño están divorciados y mantienen una mala relación, por lo que la comunicación sobre los dos hijos, ambos menores de edad, es difícil, y, además de las diferencias de opinión sobre la vacunación contra la Covid-19, ya hay otra demanda abierta sobre la división de las tareas de crianza y cuidado.

Mientras la madre respalda la vacunación del niño, que tiene la edad mínima para recibir las vacunas de Pfizer/BioNTech o Moderna, autorizadas en la Unión Europea (UE) para menores de edad, el padre está totalmente en contra de la inoculación y los testeos contra el coronavirus.

El tribunal dictaminó que el interés del niño en la vacunación supera las objeciones "infundadas" del padre sobre los riesgos para la salud a largo plazo de las vacunas, como la infertilidad.

Aunque el fallo subrayó que "existe de hecho un pequeño riesgo" de desarrollar efectos secundarios graves, como la pericarditis, aclaró que estos son conocidos por el Consejo de Salud, que asesora al Gobierno en la campaña de vacunación, y pueden reconocerse bien y tratarse en la mayoría de los casos, según el medio NL Times.

Esta es la "primera vez que se ve un caso así con una vacuna del coronavirus" en Países Bajos, afirmó el abogado del niño, Bennie Werink.

En el país, de las 9,6 millones de dosis de Pfizer/BioNTech aplicadas, solo se identificaron dos casos de miocarditis y ocho de pericarditis.

Según la ley neerlandesa, los jóvenes de entre 16 y 18 años pueden vacunarse sin necesidad de autorización de los padres, mientras que los menores de esa franja de edad necesitan permiso de los dos progenitores.

En la UE y los Países Bajos, el fármaco desarrollado por Pfizer/BioNTech está aprobado para su uso en niños a partir de los 12 años, pero el laboratorio estadounidense adelantó pedirá al ente regulador europeo la aprobación para administrarla a quienes estén entre los 5 y 11 años. (Télam)