Cataluña impondrá desde mañana un toque de queda y limitará reuniones sociales en una amplia zona de la región española para contener un alza desbocada de casos de la variante Ómicron del coronavirus, luego de que la Justicia avalara hoy un pedido del Gobierno regional en medio de un fuerte avance del virus también en el resto de España.

En Madrid, en tanto, el Gobierno del presidente Pedro Sánchez se preparaba a aprobar hoy una serie de medidas leves de alcance nacional, sin restricciones, con la vuelta de la obligatoriedad del barbijo en exteriores como principal novedad, un día después de que España informara un récord de 60.041 casos de coronavirus en 24 horas.

Las medidas fueron acordadas ayer en una reunión entre Sánchez y los presidentes de las 17 comunidades autónomas de España convocada por el Gobierno en busca de un enfoque de consenso luego de que las regiones, que en su mayoría se niegan a volver a las restricciones, adoptaran cada una distintas estrategias parta hacer frente a Ómicron.

Hoy, el máximo tribunal de Cataluña aprobó un pedido del Ejecutivo catalán de aplicar un toque de queda nocturno entre la 1 y las 6 en los municipios con más de 10.000 habitantes que tengan más de 250 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días, lo que ahora abarca la mayor parte de la rica región nororiental de 7,8 millones de habitantes.

La medida aprobada por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), que también limita las reuniones sociales a un máximo de 10 personas y que será la más severa de todas las que regirán en España, estará vigente 15 días desde esta medianoche, también en las ciudades que están alrededor de las localidades con esta situación pandémica.

Las restricciones afectarán a 6,36 millones de ciudadanos, más del 82% de la población catalana.

Click to enlarge
A fallback.

Asimismo, se aplicará el cierre del ocio nocturno, más una reducción del aforo de los restaurantes a un 50% y de los ámbitos deportivos, religiosos, comerciales y culturales a un 70%.

Las medidas propuestas por el Gobierno catalán buscan frenar la explosión de contagios de la sexta ola del coronavirus que hoy marcó un nuevo récord en Cataluña con 13.000 nuevos positivos registrados en las últimas 24 horas.

La alta transmisión del virus se traslada a los centros sanitarios y hospitales catalanes en forma de presión asistencial: hoy, unos 1.344 pacientes de Covid-19 se encuentran internados, 18 más que ayer, y 356 (13 más) están en la UCI, dijeron autoridades, informó la agencia de noticias AFP.

Estos niveles de enfermos en las camas de críticos son superiores a los que había hace un año.

Cataluña será la única región española con toque de queda, lo que supone varios pasos atrás en la gestión de la pandemia al retomar medidas que se habían podido relajar gracias a la muy avanzada campaña de vacunación.

Pero la rápida transmisión de Ómicron obligó a tomar estas decisiones, que -a diferencia del resto de España- solo acompañaría la región de Murcia, en el sureste del país, cuyas autoridades discutirán hoy limitar los horarios de las actividades y comercios no esenciales, así como el número de comensales tanto en exterior como en interior.

También evaluarán limitar a 10 personas no convivientes las reuniones en los hogares durante las fiestas de Navidad, dijo ayer el presidente murciano, Fernando López Miras.

En cambio, la presidenta de la Comunidad de Madrid, la conservadora Isabel Díaz Ayuso, descartó hoy aplicar nuevas restricciones en su región.

Pese a que España es uno de los líderes en vacunación con un 80% de su población vacunada, la incidencia de contagios es de 784 casos por 100.000 habitantes en 14 días, una cifra cuatro veces superior a la que tenía el 1 de diciembre. (Télam)