El Tribunal Constitucional belga declaró hoy como contraria a la Carta Magna a una ley de 1847 que castigaba "las ofensas al Rey", un fallo dictado tras una petición relacionada con el caso del rapero español Valtonyc, que dificulta su posible extradición a España.

El cantante Josep Miquel Arenas, conocido con el nombre artístico de Valtonyc, se fue a Bélgica en 2018 para evitar una pena de prisión firme en España por "injurias a la Corona" de ese país.

En consecuencia, la justicia española emitió una orden de detención europea y desde entonces los abogados del rapero llevan a cabo un pulso judicial para evitar su extradición.

La sentencia de hoy supuso una "victoria" para los letrados, ya que estableció que "el artículo 1 de la ley del 6 de abril de 1847 sobre la represión de las ofensas al rey vulnera el artículo 19 de la Constitución, equiparándolo al artículo 10 de la Convención Europea de Derechos Humanos", dedicado a la libertad de expresión.

El fallo fue pronunciado tras una cuestión prejudicial del tribunal de apelación de Gante, que examinaba la posible extradición del cantante y preguntó al Constitucional si en la legislación belga había un delito equivalente a las injurias al rey castigadas en España o si estas estaban amparadas por la libertad de expresión.

Finalmente, este decidió primar "la libertad de manifestar sus opiniones en cualquier materia", como lo estipula la Constitución belga.

Click to enlarge
A fallback.

Una decisión que impedirá que los jueces belgas puedan justificar con el delito de "injurias a la corona" su extradición a España, estimó Simon Bekaert, uno de los abogados del rapero.

"Era el último fundamento que les quedaba", dijo Bekaer, según consignó la agencia de noticias AFP.

"En el futuro nadie podrá ser perseguido en función de esta ley de 1847 por haber insultado al rey. Esto supone la abolición de facto del delito de lesa majestad", sentenció.

El letrado defiende que el rapero estaba amparado por la libertad de expresión cuando compuso canciones en las que decía: "El rey tiene una cita en la plaza del pueblo, una soga al cuello y que le caiga el peso de la ley”.

"Hoy el mundo es un poco más justo y nadie podrá ir a la cárcel en Bélgica por insultar al Rey", tuiteó por su parte el propio Valtonyc tras conocer el fallo.

También el expresidente catalán Carles Puigdemont, quien buscó refugio de la justicia española en Bélgica por su caso de delitos asociados a la fallida proclamación de independencia de 2017, se congratuló por la sentencia.

"Luchar hasta el final, hacerlo en terrenos neutrales, sin árbitros comprados por el poder político, arriesgar y mantener el pulso: eso es la lucha en el exilio", afirmó en Twitter.

La legislación belga de injurias a la corona había sido aprobada hace más de 175 años y establecía penas de hasta tres años de prisión por "las ofensas hacia la persona del rey". No obstante, la justicia belga la había aplicado muy pocas veces. (Télam)