La justicia alemana decidió hoy que los refugiados que hayan obtenido asilo en Grecia no deben ser reenviados a aquel país por "los serios riesgos de que sufran un trato inhumano y degradante".

El tribunal de Münster, en el estado de Renania del Norte-Westfalia, consideró que las demandas de asilo en Alemania de personas que ya fueron reconocidas como refugiadas en Grecia no podían rechazarse.

Los jueces basaron su decisión en los riesgos que correrían los solicitantes si fueran enviados de vuelta a Grecia, informó la agencia AFP.

El fallo se dio a conocer tras la apelación presentada por un palestino de Siria y un eritreo, que ya habían obtenido protección internacional en Grecia.

En los dos casos, su petición de asilo en Alemania fue rechazada ya que no pueden ser recibidos en centros de migrantes ni otras estructuras porque están desbordadas, pero ambos pueden sufrir una "pobreza material extrema" si son enviados a Atenas.

"Tampoco encontrarán trabajo si vuelven a Grecia debido a la situación actual del mercado laboral y la crisis económica", agregaron los jueces.

Las condiciones insalubres en las que viven los solicitantes de asilo en Grecia, sobre todo en los campos de las islas del mar Egeo, son denunciadas a menudo por organizaciones humanitarias.

Incluso cuando son reconocidos como refugiados, algunos siguen viviendo en condiciones muy difíciles y les es complicado acceder a un alojamiento y a un trabajo.

Grecia es uno de los principales puntos de entrada a la Unión Europea para los refugiados de Oriente Medio y Afganistán que huyen de la guerra y la pobreza. (Télam)