Un juez del Supremo Tribunal Federal, la máxima corte de Brasil, repudió hoy la "amenaza" de los tres comandantes de las Fuerzas Armadas y el ministro de Defensa, general Walter Braga Neto, realizada contra la comisión del Senado que investiga el rol del gobierno de Jair Bolsonaro en el enfrentamiento a la pandemia de coronavirus.

"No es función de las Fuerzas Armadas hacer amenazas a la comisión investigadora o al Congreso. Al contrario, las Fuerzas Armadas tienen el poder y el deber de proteger a las instituciones", disparó el juez supremo Gilmar Mendes, en diálogo con la radio CBN de San Pablo.

Y agregó que "es necesario reducir las exageraciones" para el clima institucional de Brasil, principal socio comercial de la Argentina.

Mendes sumó así al Supremo Tribunal Federal al repudio por el comunicado de la semana pasada en el cual el Ministerio de Defensa, el Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea advirtieron al titular de la comisión investigadora, senador Omar Aziz, por afirmar que había "podredumbre" entre los militares que ocupan cargos en el gobierno, sobre todo en los que negociaron vacunas en el Ministerio de Salud.

El presidente Bolsonaro acusó este lunes a "un boicot de gente importante" que está sufriendo su gobierno, en referencia al Senado y a la corte suprema, que ordenó investigarlo por prevaricato en un caso de corrupción.

La gestión Bolsonaro tiene el récord de ministros militares desde el fin de la dictadura en 1985 y el excapitán considera a las Fuerza Armadas las "garantes de la democracia" y no la Constitución.

Una encuesta del instituto demoscópico Datafolha indicó este lunes que 58% de la población está en contra de que los militares en actividad participen del Gobierno y 62% repudió la presencia de uniformados en actos políticos.

Brasil, donde rige la Ley de Amnistía de 1979 que permitió la apertura democrática pero también la impunidad para los autores de violaciones a los derechos humanos, tiene a partir de la asunción de Bolsonaro la orden para que el Ejército reivindique el régimen militar de 1964 al 1985.

La semana pasada, las tres fuerzas y el ministro Braga Neto advirtieron en el comunicado: "Las Fuerzas Armadas no aceptarán cualquier ataque con liviandad a las instituciones que defienden la democracia y la libertad del pueblo brasileño".

Fue una de las reacciones a la decisión de Aziz de ordenar el arresto temporario por perjurio -mentir bajo juramento ante el Senado- de Roberto Dias, sargento de la Fuerza Aérea echado el mes pasado de la dirección de Logística del Ministerio de Salud y acusado de pedir coimas a un intermediario que le ofreció un contrato en febrero para adquirir vacunas de AstraZeneca.

En medio del aumento del tono público del sector militar, el presidente Bolsonaro dijo que era posible no tener elecciones el año que viene a raíz de un posible fraude en su contra.

Este lunes lo desmintió el general retirado Hamilton Mourao, su vicepresidente, quien dijo que no hay ningún motivo para anular las elecciones.

Bolsonaro impulsa modificar el sistema electoral, caso contrario sostiene que se está gestando un fraude en su contra ante el avance en las encuestas del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien ganaría en primera y segunda vuelta, de acuerdo con Datafolha. (Télam)