El presidente del Tribunal Superior Electoral (TSE) brasileño, Luiz Barroso, afirmó hoy que la imagen del país ante el mundo sufre 'vergüenza' y "desprecio internacional y una "devaluación global" por las acciones del mandatario Jair Bolsonaro, al que calificó de "farsante" por haber denunciado un posible fraude en las elecciones de 2022 en su contra por parte de la justicia.

"Somos víctima de chacota, del desprecio mundial. Un desprestigio más grande que la inflación y el desempleo, la pérdida del ingreso, la suba del dólar, la caída de la bolsa, la deforestación amazónica, el número de muertos por la pandemia, la fuga de cerebros y de inversiones", dijo Barroso al iniciar una sesión del TSE.

Bolsonaro viene repitiendo desde marzo -cuando comenzó a ser superado por Luiz Inácio Lula da Silva en las encuestas- que Barroso y los jueces electorales buscan hacerle fraude en 2022 con el sistema de urnas electrónicas, al que intentó cambiar el gobierno pero fue derrotado en el Congreso.

"La marca Brasil sufre en este momento, dijo Barroso, una desvalorización global", afirmó Barroso, y agregó que las declaraciones de Bolsonaro sobre que las elecciones no serán limpias "avergüenzan" a Brasil.

Barroso, en línea con su colega del Supremo Tribunal Federal, Luis Fux, repudió los actos golpistas de Bolsonaro del 7 de septiembre en el cual la multitud pedía el cierre del alto tribunal a raíz de las investigaciones contra el propio presidente y aliados, acusados de montar una red para atentar contra el Estado de derecho.

"No podemos ser dominados por la posverdad y por los hechos alternativos. La repetición de la mentira no puede crear la impresión de se convirtió en verdad. Llegamos a un punto muy triste. Uno de los intentos del autoritarismo es desacreditar el proceso electoral, así que en caso de derrota se puede alegar fraude y deslegitimar al vencedor", agregó.

Para Barrosso, "en la democracia no tienen lugar los que quieren destruirla". (Télam)