El primer ministro británico Boris Johnson sufrió anoche una dura derrota después de que los conservadores perdieron un bastión que han ocupado durante casi 200 años, lo que podría significar que su liderazgo se vea debilitado dentro de su partido, tras una pérdida de popularidad marcada por varios escándalos.

El jueves por la noche, los liberal demócratas ganaron las elecciones parciales de Shropshire, al norte de Inglaterra, tras obtener una mayoría de 5.925 votos, lo que representó una diferencia del 34% a su favor.

La ganadora Helen Morgan ocupó el escaño por casi 6.000 votos, anulando una mayoría conservadora de casi 23.000.

Morgan obtuvo 17.957 votos, un 46,3% del total, mientras que el candidato conservador Neil Shastri-Hurst se quedó con 12.032, según los datos oficiales informados hoy.

"Boris Johnson, se acabó la fiesta", dijo Morgan tras la victoria mientras pinchaba un globo con el nombre grabado del primer ministro.

"En una asombrosa humillación, los conservadores perdieron el electorado ultra seguro que han mantenido durante décadas cuando los votantes hartos abandonaron el partido", expresó también el Partido Liberal en un mensaje de Twitter.

Click to enlarge
A fallback.

Según los críticos, el futuro de Johnson como primer ministro parece cada vez más incierto tras la derrota en las elecciones parciales de anoche dejándolo en una posición más vulnerable que nunca.

A principios de la semana el premier, sufrió otro duro revés cuando casi 100 de sus propios diputados se rebelaron contra él, en una votación en la Cámara de los Comunes.

Johnson requirió del apoyo de los laboristas para aprobar las nuevas medidas para evitar el avance de la pandemia, lo que significó un golpe interno a su autoridad.

La semana pasada, el Gobierno introdujo restricciones en Inglaterra con el regreso al trabajo remoto, el uso obligatorio de barbijos en lugares cerrados y el transporte, y cuarentena al ingresar al país hasta obtener un test negativo.

La oposición dentro de los legisladores conservadores planteó también serias dudas sobre su autoridad ya golpeada por múltiples reclamos sobre la violación de las reglas del coronavirus en el período previo a la Navidad del año pasado.

En las últimas semanas miembros del Partido Conservador, se vieron también envueltos en serias acusaciones de favoritismo a empresas privadas y cuestionamientos sobre los sobresueldos que reciben algunos parlamentarios por trabajar para empresas privadas.

También se conocieron los gastos excesivos de Johnson en la remodelación de su residencia oficial y un viaje al Caribe que realizó hace dos años con su entonces prometida, Carrie Symonds.

La elección parcial fue el "referéndum del desempeño en el Gobierno", dijo a la cadena BBC el parlamentario conservador Roger Gale.

Gale, quien es un abierto crítico del primer ministro, sostuvo que Johnson ahora tiene tres semanas para "poner su casa en orden" mientras el Parlamento está de vacaciones por las fiestas navideñas.

Conisderó también que la rebelión de 99 parlamentarios conservadores esta semana mostró la "fuerza del sentimiento en el Parlamento", mientras que el resultado de esta mañana mostró la fuerza del sentimiento en el país.

Para el analista político y experto en encuestas John Curtice, el resultado de las elecciones de North Shropshire es como un terremoto político.

"Si la escala de Richter es hasta 10, registraría un 8.5, dijo al programa Today de BBC Radio 4. (Télam)