El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, logró hoy el voto de confianza entre los diputados conservadores para permanecer en su cargo, proceso al que debió someterse luego del escándalo conocido como Partygate por las fiestas celebradas en Downing Street durante la pandemia de Covid-19.

El jefe del gobierno obtuvo el apoyo de 211 de los 359 diputados conservadores, superando así la mayoría requerida para no dejar el cargo, según la agencia de noticias AFP.

Sin embargo, con 148 en contra, sale de este incidente con su legitimidad muy afectada, según diversos observadores.

Debilitado desde hace meses por Partygate, el líder británico se enfrentó al veredicto de los diputados de su mayoría conservadora.

Al menos 54 de ellos habían pedido un voto de confianza interno, que no se activó hasta este lunes, una vez finalizado el "jubileo de platino", los cuatro días de grandes celebraciones nacionales por los 70 años de reinado de Isabel II. (Télam)