El primer ministro británico, Boris Johnson, minimizó hoy los cambios que se harán en el Protocolo de Irlanda del Norte acordado con la Unión Europea (UE) cuando introduzca esta tarde en el Parlamento un proyecto de ley para modificar algunos elementos de ese acuerdo negociado en el marco del Brexit.

El protocolo que rige el comercio posterior al Brexit entre la Unión Europea (UE), Irlanda del Norte y Gran Bretaña podría amenazar el Acuerdo de Belfast de 1998, considerado una piedra angular de la paz en la isla.

En una entrevista con la emisora de radio británica LBC, el líder conservador dijo que los cambios planificados en el Protocolo de Irlanda del Norte son "triviales" y no infringen el derecho internacional.

El proyecto es cuestionado por los parlamentarios de la oposición y está bajo la amenaza de represalias de Bruselas, mientras que las empresas sostienen que debilitará la economía británica aún más.

Pero para Johnson, el proyecto de ley propone sólo "un conjunto de ajustes relativamente superfluos en el gran conjunto de temas".

También aseguró que es una "reacción exagerada" si la UE respondiera a los cambios en el protocolo iniciando una guerra comercial con el Reino Unido.

Los partidos de la oposición y algunos conservadores sostienen que el plan que permite al Reino Unido ignorar unilateralmente la mayor parte del protocolo acordado con la UE infringiría el derecho internacional.

"Creo que nuestro compromiso más importante como país es con el acuerdo del Viernes Santo de Belfast y con el equilibrio y la estabilidad de ese acuerdo", expresó el premier tras asegurar que es todo lo que están tratando de mantener.

La legislación otorgará a los ministros poderes para anular elementos del protocolo, acordado conjuntamente por el Reino Unido y la UE como parte del acuerdo de Retirada del Brexit para mantener la libre circulación de la frontera terrestre irlandesa.

Las modificaciones requieren controles reglamentarios y declaraciones de aduanas sobre las mercancías que se mueven entre Gran Bretaña e Irlanda del Norte. (Télam)