El primer ministro, Boris Johnson, instará a los líderes de la Unión Europea (UE) a no suspender las exportaciones de vacunas contra el coronavirus al Reino Unido, donde más de 27,6 millones de personas ya recibieron al menos una dosis del fármaco.

Según la prensa británica, el líder conservador intentará hablar con los líderes europeos antes de una cumbre que se realizará en Bruselas esta semana, en la que se decidirá si bloquean las exportaciones de vacunas contra el coronavirus al Reino Unido.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, amenazó el sábado con bloquear las exportaciones de la vacuna de AstraZeneca contra el coronavirus, producida en una fábrica holandesa, si la UE no recibe primero las dosis prometidas.

Von der Leyen advirtió que Bruselas tiene la opción de suspender las exportaciones previstas y pidió a AstraZeneca que respete el contrato con Europa antes de comenzar a suministrar dosis a otros países.

La presidenta de la CE dijo que el contrato con AstraZeneca prevé la entrega de dosis producidas tanto en la UE como en el Reino Unido e insistió en que es difícil explicar a sus ciudadanos por qué las vacunas producidas en el bloque van a otros países que también están produciendo vacunas, mientras a ellos no les llega casi nada.

En ese sentido los líderes europeos se están preparando para decidir en una cumbre virtual el próximo jueves si seguirán adelante con la amenaza de detener las exportaciones de la vacuna AstraZeneca al Reino Unido.

La prohibición de las exportaciones por parte de la UE retrasaría dos meses la campaña de vacunación en el Reino Unido y tensionaría aún más las relaciones entre ambas partes debido a los problemas generados por el Brexit.

Ayer el ministro de Defensa británico, Ben Wallace, advirtió que sería "contraproducente" bloquear las exportaciones de AstraZeneca y aseguró que la Unión Europea sabe que el resto del mundo mira la forma en que la Comisión se comporta.

"Si se rompen contratos y compromisos, eso sería muy dañino para un bloque comercial que se jacta de (respetar) la ley", dijo en declaraciones a la cadena de televisión Sky News.

Y advirtió además a la UE que no "construya muros" alrededor de la distribución de vacunas.

Mientras tanto, el Gobierno británico informó ayer que el Reino Unido alcanzó un día antes un nuevo récord diario de dosis administradas de la vacuna contra el coronavirus por tercer día consecutivo.

El sábado se administraron un total de 844.285 primeras o segundas dosis de vacunas, frente a las 711.157 del viernes, dijo ayer el Gobierno. (Télam)