El Ministerio de Defensa y los tres comandantes militares de Brasil amenazaron hoy al presidente de la comisión del Senado que investiga el papel del gobierno del presidente Jair Bolsonaro en la pandemia, Omar Aziz.

El legislador había dicho que existe 'putrefacción" en las Fuerzas Armadas, con personajes vinculados a escándalos de corrupción relacionados con la compra de vacunas contra la Covid-19.

"Las Fuerzas Armadas no aceptarán cualquier ataque con liviandad a las instituciones que defienden la democracia y la libertad del pueblo brasileño", dice el comunicado, compartido por Bolsonaro en sus cuentas en redes sociales.

Aziz ordenó la detención por perjurio -mentir bajo juramento ante el Senado- de Roberto Dias, sargento de la Fuerza Aérea echado el mes pasado de la dirección de Logística del Ministerio de Salud y acusado de pedir coimas a un intermediario que le ofreció un contrato en febrero para adquirir vacunas de AstraZeneca.

Como en el escándalo aparecen militares en actividad y retirados, vinculados al Ministerio de Salud, Aziz dijo que "los buenos tipos de las Fuerzas Armadas deben estar avergonzados por esta gente".

La respuesta a esa declaración fue institucional por parte del ministro de Defensa, general retirado Walter Braga Neto, y los jefes del Ejército, Marina y Fuerza Aérea, en el cargo desde este año luego de que sus antecesores renunciaran tras negarse a adherir a la política anticuarentena de Bolsonaro como estrategia para combatir la pandemia.

El comunicado dice que Aziz "faltó el respeto" a las fuerzas y "generalizó redes de corrupción".

"Esta narrativa, lejana de los hechos, golpea en forma vil y con liviandad a las Fuerzas Armadas, tratándose de una acusación grave, infundada y, sobre todo, irresponsable", sostiene la nota.

En línea con el discurso del bolsonarismo, el comunicado dice que las Fuerzas Armadas de Brasil, "sabedoras de que constituyen el factor esencial de estabilidad del país", están comprometidas en la lucha contra la pandemia. (Télam)