El comandante en jefe de las Fuerzas Armadas británicas desmintió rumores que apuntaban a que la salud del presidente de Rusia, Vladimir Putin, se habría degradado o que este podría ser asesinado, y aseguró que no hay "ánimos" de desafiarlo.

En una entrevista con la cadena BBC, el almirante Tony Rradakin dijo también que las Fuerzas Armadas británicas estiman que 50.000 soldados rusos murieron o resultaron heridos en Ucrania desde el inicio de la invasión, hace casi cinco meses.

"Creo que algunos de los comentarios de que (Putin) no está bien o de que seguramente alguien va a asesinarlo o a eliminarlo son ilusiones", declaró Radakin en la entrevista, que fue emitida hoy.

"Como profesionales militares, vemos un régimen relativamente estable en Rusia. El presidente Putin ha sido capaz de aplastar cualquier oposición y ninguno de los que están en la cima (del poder) tiene ánimo de desafiar al presidente Putin", aseguró.

Los rumores sobre el estado de salud del líder ruso son muy difíciles de verificar.

Según Radakin, "el desafío que plantea Rusia durará" potencialmente "décadas", y el primer ministro británico que suceda a Boris Johnson debe ser consciente de que Rusia representa "la mayor amenaza" para el Reino Unido. 

El jefe militar británico declaró que el Ejército ucraniano estaba "absolutamente" convencido de que iba a ganar la guerra desencadenada por la invasión rusa el 24 de febrero.

Según los primeros cálculos del Ejército británico, Rusia "perdió más del 30% de su eficacia en el combate terrestre".

"Esto significa que 50.000 soldados rusos han muerto o han resultado heridos en este conflicto, que casi 1.700 tanques rusos han sido destruidos y que casi 4.000 vehículos blindados de propiedad rusa han sido destruidos", detalló Radakin.

La situación en Ucrania centrará los informes militares del futuro primer ministro, que reemplazará a Boris Johnson, quien dimitió a inicios de este mes.

"Y entonces tendremos que recordar al primer ministro la extraordinaria responsabilidad que tiene con el Reino Unido como potencia nuclear", precisó Radakin. 

Durante la entrevista, también fue consultado por una investigación de la BBC que reveló esta semana que una unidad de comandos del Servicio Aéreo Especial británico (SAS) había matado a al menos a 54 personas en circunstancias sospechosas en Afganistán. 

Radakin contestó que la policía militar ya estableció que "esto no ocurrió", pero que volverán a examinar la cuestión si surgen nuevas pruebas concretas. (Télam)