El director de la Organización Internacional de la Energía Atómica (OIEA), el argentino Rafael Grossi, instó hoy a Ucrania y Rusia a permitir el despliegue de sus expertos en la central de Zaporiyia, ocupada por las tropas rusas, para que puedan inspeccionar el material nuclear de la planta.

"Recién informados el Parlamento Europeo, sus subcomisiones de Seguridad y Defensa y Comisión de Asuntos Exteriores sobre los desafíos de la no proliferación y el pedido de la OIEA de asistencia para garantizar la seguridad de las instalaciones nucleares de Ucrania, incluido el trabajo por hacer en la central nuclear de Zaporiyia", tuiteó Grossi.

Ante el Parlamento Europeo, el diplomático argentino explicó que su "preocupación" con respecto a la seguridad nuclear en Ucrania se centra en esta planta, la mayor de Europa, ahora que la situación en Chernobil se "estabilizó".

"Hay una serie de actividades que los expertos deben hacer allí y no se les permite hacerlo", manifestó, según informó el portal de noticias Político.

"La planta nuclear realiza actividades que requieren de tanto en tanto hacer inventarios físicos y labores de supervisión dentro (de la central). Sin eso no podemos asegurar a la comunidad internacional dónde está el material nuclear o qué pasa con ello", argumentó.

El director de la OEIA calificó la situación incluso como "esquizofrénica" porque Ucrania y Rusia permiten una misión de expertos a la central pero solo "bajo su bandera", por lo que está buscando con ambas partes algún formato que permita acudir a sus equipos que sea del agrado de Kiev y Moscú.

El control militar ruso de Zaporiyia en el este de Ucrania también genera dudas sobre el estado del material nuclear en el sitio.

Si bien dijo no tener pruebas de que Ucrania hubiera iniciado un programa de armas nucleares antes de la guerra, agregó: "Cuando me enfrento a una situación en la que tenemos más de 30.000 kilogramos de uranio enriquecido y una cantidad similar de plutonio y no se puede ir a inspeccionar, la situación con este material nuclear es un peligro muy real y algo que debe ser considerado en toda su seriedad”.

La semana pasada, Grossi se reunió con el director general de la empresa rusa Rosatom, Alexei Lijachev, y otros altos funcionarios rusos en Estambul.

"En una reunión con Rosatom, con su director general, Lijachev, y otros altos funcionarios rusos en Estambul, continué las discusiones oportunas y profesionales, donde subrayé la urgencia de garantizar la seguridad de la central nuclear de Zaporiyia. El OIEA está listo para desempeñar su papel indispensable", tuiteó el miércoles pasado el diplomático.

En paralelo, Grossi mantuvo conversaciones con el presidente de la Autoridad Reguladora Nuclear de Turquía, Zafer Demircan, para tratar "los desarrollos nucleares" del país y el "apoyo del OIEA" al organismo.

Según un comunicado del OIEA, Ucrania informó que siete de los 15 reactores permanecen operativos en las cuatro plantas de energía nuclear en el país, incluidos dos en la central nuclear de Zaporiyia, dos en la planta de Rivne, dos en el sur de Ucrania y uno en la central nuclear de Jmelnytskii, según recapituló la agencia de noticias Europa Press.

"Los otros ocho reactores están cerrados para mantenimiento regular o se mantienen en reserva. Los sistemas de seguridad siguen operativos en las cuatro centrales nucleares", precisó el diplomático argentino. (Télam)